Archivo de la categoría: Asturias

Potes (Cantabria). La verdadera Guernica.

POTES

Vecina a Asturias, Potes (Cantabria) es pequeño, pero aún lo era más en 1936 pero sufrió duramente la ira del Frente Popular republicano.

Potes fue destruida por los republicanos completamente, fue una verdadera Guernica.

Al iniciarse la guerra hubo unos días de nerviosismo y  desorientación hasta que el día 21 de julio de 1936 se presentaron allí tres camiones y tres coches cargados de milicianos rojos procedentes de Santander, Llanes y San Vicente de la Barquera (capitaneados por Mariano Juez, del PCE de Santander).  Aprovechándose de esto, el alcalde Fernando Gómez Otero Lama (de Izquierda Republicana, y que obligó a los vecinos también a hacer una suscripción en favor de los milicianos y que tras la guerra fue fusilado) ordenó que los vecinos entregasen las armas antes de las cinco de la tarde, bajo advertencia de registro y ser detenidos.

Los milicianos comenzaron los registros y detención de vecinos que estaban en las tiendas o cafés, pero al llegar a la farmacia de don Ramon Bustillo Calderón.  Varios vecinos falangistas (el farmacéutico, su cuñado y futuro héroe y de Laureada de San Fernando Teodoro Palacios Cueto, hermanos de este, Manuel Cabeza y otros) se defendieron y produjeron muchos heridos y detenidos a los milicianos.  De los defensores, resultaron heridos Tomás Palacios de un disparo en el tobillo y el farmacéutico de tres disparos en cabeza y vientre.  Quedaron así los vecinos con el control del pueblo y detuvieron a los jefes rojos del pueblo.  Pero esa misma noche, varios derechistas se opusieron a que se resistiesen porque dado lo pequeño que era el pueblo y el temor a los milicianos.  Ante ello, unos veinte vecinos, incluido el cura, se marcharon a las dos de la madrugada y se pasaron a los nacionales, al otro lado de los montes.

Al día siguiente los milicianos, con refuerzos de Panes, volvieron a Potes y reunieron a los vecinos en la plaza, deteniendo a muchos de ellos.  ¿Eso impidió el asesinato de vecinos a manos de los rojos? No.  Veamos algunos casos.

El 27 de julio el barbero de 27 años Ángel Mauricio Inciarte y el de 28 años Nicasio Robles (ambos en el asalto rojo al barco prisión) y el comercial de 28 años José del Barrio (en la playa de la Franca, cerca de Panes).  El 27 de septiembre de 1936 es asesinado el maestro tradicionalista Ángel Martínez Huidobro.  El 20 de octubre lo fue el dependiente de 30 años Amador Maestro Bedoya.  El 15 de septiembre fue quemado vivo el hermano médico del citado farmacéutico.

Terrorífica fue la madrugada del 31 de agosto a 1 de septiembre de 1937.  En ella fueron asesinados Rafael Cosío (de 45 años), Román Piñal González (67 años y secretario del ayuntamiento y que aparece en La Tejera) y otro a machetazos en la Madre del Agua.  Además de estas muertes y de los encarcelamientos de los no partidarios del Frente Popular, de dos a tres de la madrugada del 31 de agosto de 1937 los milicianos incendiaron la mayoría de las casas del pueblo y edificios públicos.

Potes, la verdadera Guernica

 

El gobierno legal de la Segunda República encarceló a los golpistas separatistas de la Generalitat Catalana en 1934…. y no pasó nada.

El gobierno legal de la II República fue víctima en octubre de 1934 de un golpe de estado fallido llevado a cabo en casi toda España (por el PSOE y PCE en Asturias especialmente y por la mismísima Generalitat Catalana en Cataluña).

El gobierno republicano puso fin al levantamiento armado socialista y separatista (que causó muchísimas muertes y torturas por parte de los golpistas) y tras ello juzgó a los rebeldes armados y encarceló al mismísimo gobierno de la Generalitat Catalana.

¿Qué pasó?  NADA. Se les detuvo y a la cárcel como procede con los delincuentes.  Se aplicó la ley y no se hundió el mundo.

Lo que siguió fue la toma del poder por los mismos golpistas por otros cauces, pero eso es otra historia.

¿Qué pasaría en 2016 si ante un intento separatista se encarcela a los golpistas?  NADA. Se les aplica la ley y no se hundirá el mundo.

Fondo Fichero Fotográfico del Ministerio de Propaganda "Archivo Rojo" Archivo General de la Administración en colaboración con el Servicio de Reproducción de Documentos de la Subdirección de los Archivos Estatales. MINISTERIO DE CULTURA. ESPAÑA
Fondo Fichero Fotográfico del Ministerio de Propaganda “Archivo Rojo”
Archivo General de la Administración en colaboración con el
Servicio de Reproducción de Documentos de la Subdirección de
los Archivos Estatales. MINISTERIO DE CULTURA. ESPAÑA

 

Tres rosas enfermeras que valen por trece rosas

Martires de Somiedo
Mártires de Somiedo

El 27/10/1936 en Pola de Somiedo (Asturias) milicianos del  Frente Popular hicieron prisioneras a tres enfermeras.  Eran tres mujeres (“enfermeras mártires de Somiedo“) eranllamadas:

  • Olga Pérez- Monteserín Núñez, de Astorga (23 años).- Era hija del conocido pintor Demetrio Monteserín (la web de saber.es  trata de su obra y del asesinato de su hija).
  • Octavia Iglesias Blanco, de Astorga (41 años)
  • Pilar Gullón Iturriaga, de Madrid (25 años)

Las tres eran de Acción Católica y eran, voluntarias enfermeras de la Cruz Roja de Astorga, que habían accedido a curar a los heridos que había en el Puerto de Somiedo.  Las milicias de UGT el 27 de octubre ocuparon el puesto y asesinaron allí mismo a los heridos.  Ellas pudieron huir del puesto, junto a unos 21 soldados que evacuaron el puesto tras un breve enfrentamiento, pero se negaron a abandonar a los heridos.

A las chicas, oficiales y capellán los bajaron por un sendero de cabras desde el Puerto hasta Somiedo, donde asesinaron a los oficiales y al sacerdote, a quien pasearon en un carro de bueyes que chirriaba toda la noche para que con su ruido no se oyeran las torturas y gritos de las mujeres torturadas y violadas, ya que a las enfermeras, el jefe miliciano republicano Genaro Arias Herrero las encerró en una vivienda dando permiso al resto de milicianos para que por las noches les hicieran abusos sexuales. Antes les habían ofrecido liberarlas si renegaban de su fe católica, a lo que se negaron y comenzó su tortura (por ello está abierto el proceso de beatificación).

En la mañana del día 28 las arrastraron a un prado donde las ataron y dijeron que si no decían «Viva Rusia» las matarían. En su lugar se oyó a Pilar Gullón moribunda gritar “Viva Dios” mientras un oficial rojo le daba el tiro de gracia.

Fueron fusiladas por unas milicianas voluntarias, entre las que estaban Felisa Fresnadillo, Josefa Santos, María Sánchez, María Soto y Consuelo Vázquez. Las milicianas  ejecutoras de los disparos mortales fueron Evangelina Arienza, Dolores Sierra, y Emilia Gómez. Las milicianas primero les quitaron las ropas y ya desnudas, hacia el mediodía, las fusilaron en el prado, repartiéndose las ropas entre las asesinas.

Durante la tarde las milicianas republicanas vejaron los cadáveres hasta que por la noche las arrojaron en una fosa común que cavaron dos prisioneros falangistas también ejecutados.

La escritora Concha Espina escribió en 1938 una obra titulada Princesas del martirio en homenaje a las tres mujeres astorganas violadas, torturadas y asesinadas datos sobre la obra AQUI.

Memoria parcial de republicanos en Asturias

Leo en http://www.elcomercio.es/v/20130922/oriente/heridas-pasado-siguen-abiertas-20130922.html que la Federación Asturiana Memoria y República (Famyr) le duele el recuerdo del otro bando pero se olvida de criticar las calles y monolitos en recuerdo de las Brigadas Internacionales. Esa desmemoria parcial es lo preocupante para los republicanos que no son ni de izquierdas ni de derechas.

Eran unidades comunistas (controladas por el criminal genocida Stalin) en las que por supuesto habrían bienintencionados (como en la Legión Cóndor)  hasta el punto de que cientos de brigadistas fueron ejecutados por sus propios mandos (especialmente el célebre criminal de las brigadas internacionas André Marty, conocido como el carnicero de Albacete, incluso por los republicanos).

En la batalla de Brunete los norteamericanos, ingleses y polacos de la XIII Brigada Internacional protestaron y fueron obligados a punta de pistola a regresar al frente. A los polacos les obligó el jefe de la brigada, Vincenzo Bianco (alias, Krieger), que los golpeó a mansalva y pegó un tiro en la cabeza un soldado que le contestó (Beevor, pág. 423). Kléber hizo un informe a Moscú en el que decía entre otras cosas: “Hay muchas cosas que van mal: la actitud de los españoles hacia los brigadistas y la actitud de los brigadistas hacia los españoles” (pág. 424/425 de Antony Beevor). posteriormente afirmaba en un informe que “la inmensa mayoría….. en la España republicana consideran a las Brigadas Internacionales como a un cuerpo extranjero, una pandilla de intrusos” (Beevor, pág. 425). Establecieron su propio campo de concentración, llamado “campo Lukács”, en el que en tres meses, desde el 1 de agosto de 1937, se envió a no menos de 4000 hombres” (Beevor, 425). En el campo de torturas del Júcar (a unos 40 kilómetros de Albacete) se llevaron numerosos brigadistas decepcionados a los que se les negó el derecho a regresar a sus países. Otros brigadistas fueron detenidos en Valencia, Murcia, Barcelona o Albacete (Beevor, 460). Beevor (pág. 468) cuenta cómo según el dirigente brigadista y comunista Walter les preocupaba el antisemitismo de los brigadistas franceses, su arrogancia ante los españoles, el chovinismo alemán y que los españoles que combatían en las brigadas internacionales no recibían un buen tratamiento médico y que los brigadistas no compartían con sus camaradas españoles ni los cigarrillos ni las raciones.

Qué pena ese doble rasero en la memoria hisórica republicana.  Cuándo comprenderán que la república debe ser de todos, no suya.  O la república española es independiente de la II República o sería no aprender de los errores del pasado.

Cámara Santa de la Catedral de Oviedo tras el asalto socialista de 1934

Durante el golpe de estado socialista contra la II República de octubre de 1934, concretamente en la noche del 11 al 12 de octubre entraron golpistas de izquierda por el sureste de la catedral de Oviedo quemando muebles e imágenes (como la sillería del coro,  tras lo que apilaron dinamita en la capilla de Santa Leocadia, situada bajo la Cámara Santa, y provocaron una explosión que la destruyó.  Hoy se puede visitar tras la reconstrucción llevada a cabo tras el golpe de estado de 1934 efectuado por dirigentes del PSOE de entonces.

Aquí una imagen del estado tras el asalto.

Estado tras la explosión por el golpe de estado socialista contra la República
Estado tras la explosión por el golpe de estado socialista contra la República

Aquí más detalles en nota de prensa:

http://www.lne.es/oviedo/2008/10/27/voladura-camara-santa-1934-destruyo-simbolo-asturiano/689668.html