Archivo de la categoría: beato

Una madre de 83 años y cuatro hijas asesinadas por milicianos sólo porque son monjas.

ferrragudEn 1872 se casa Vicente Masiá Ferragud con María Teresa Ferragud Roig. Ella daba normalmente limosna y ayudaba a bien morir a los agonizantes. Tuvieron nueve hijos. Varios murieron de niños y seis ingresan en órdenes religiosas. Hablamos de la agustina descalza Josefa Masiá Ferragud (nacida en Algemesí, Valencia el 10/6/1887) y las carmelitas descalzas Vicenta Masiá Ferragut (nacida en Algemesí el 12/1/1882), Joaquina Masiá Ferragut (nacida en Alginet el 15/6/1884) y María Felicidad Masiá Ferragut (nacida el 28/8/1890). María Teresa en el Monasterio de Agustinas de Valencia. María Vicenta, María Joaquina, María Felicidad (nombre puesto en memoria de la anterior hija fallecida) y Vicente (el único varón), se consagran al Señor en la Orden Capuchina. Josefa Ramona en la Orden de Agustinas Descalzas.

La madre (83 años) ante la persecución política de la república pide a cuatro de sus hijas, María Vicenta (Sor María Jesús); María Joaquina (Sor María Verónica); Josefa Ramona (Sor Josefa de la Purificación) y María Felicidad (Sor Felicidad) que se oculten en su casa de Algemesí, pues sus conventos ya habían sido asaltados.

En octubre de 1936 son detenidas por milicianos de la república española que por ser monjas las interrogan (vete tú a saber para sacar qué información) y pretenden obligar a las monjas a prostituirse con milicianos, ante lo que se negaron a rebajar su dignidad de mujeres y religiosas, y ello en varias ocasiones. Finalmente son llevadas presas al monasterio cisterciense de Fons Salutis, convertido en prisión durante una semana en que son sometidas a vejaciones, amenazas, insinuaciones.

El 25/10/1936 vuelven a por ellas y la madre las defiende, pero los milicianos republicanos (hoy supuestas víctimas de por la memoria histórica) las sacan de la cárcel y a empujones las meten en un vehículo que las lleva al kilómetro 1 de la carretera de Algemesí a Alzira, al lugar de la cruz cubierta de Alcira. La madre les dijo: “Quiero saber lo que vais a hacer con mis hijas y si las vais a fusilar, quiero que me fusiléis a mí la última”.

Los milicianos rojos les ofrecen la vida a cambio de relaciones sexuales a lo que se niegan, y las asesinan. La madre aún tranquilizaba a sus hijas diciendo “hijas mías, no temáis, esto es un momento y el cielo es para siempre”.

Fueron enterradas las cinco en la cruz cubierta de Alzira hasta que se trasladan en 1944 a una cripta en Algemesí y hasta 1961 en que se trasladan a la parroquia de San Pío X. El 14 de enero de 2001 se exhuman sus restos y se depositan en la iglesia de San Jaime. Las cinco fueron beatificadas por Juan Pablo II el 11 de marzo de 2001 en la plaza de San Pedro de Roma.

 

El diario socialista “Claridad” y el asesinato de carmelitas (padre Fernando Llovera Puigsech)

Aunque ahora se oculta en la siniestra memoria histórica el PSOE era claramente partidario de la represión y crimen contra los católicos durante la guerra civil.  Para muestra otro botón.


El diario socialista de tendencia caballerista “Claridad” de 19/11/1936 tiene la noticia que acompañamos por imagen, en la que se muestra satisfecho de la ejecución del carmelita Fernando Llovera Puigsech, noticia que acompaña con un rotundo “se hace justicia”.  Por supuesto, el asesinado no había cometido ningún crimen y menos para merecer la muerte.  Pero esta es la justicia socialista durante la guerra.  No lo escondían, era su prensa.

La Vanguardia (19/11/1936) relata feliz como el pobre carmelita fue llevado ante un Tribunal Popular en donde como defensa dijo la verdad, “que intentó huir porque le perseguían”.  Prueba de ello es que lo condenaron a muerte por…..¿?, … sí, por ser católico y carmelita.la-vanguardia-1936-11-19

Nació en Orfans (Gerona) en 1902 en una familia acomodada pero renunció a ello para hacerse carmelita de la antigua observancia en Onda, Castellón, en 1918.  Eran 14 hermanos (dos sacerdotes y tres monjas).  En 1924 fue ordenado sacerdote y marchó a las misiones, hasta que en 1933 fue nombrado prior de Olot.

En julio de 1936 los milicianos asaltaron su convento y les obligaron a abandonarlo.  Llovera se marchó a Barcelona en varias casas para intentar huir de las matanzas religiosas en barco, pero fue detenido y el Tribunal Popular nº 2 de Barcelona lo condenó a muerte.  Fue fusilado en el foso del castillo de Montjuic de Barcelona.

Ha sido beatificado por Benedito XVI el 28 de octubre de 2007

Reeditada “Represión republicana en Valencia. Julio de 1936” que queda a la venta en Valencia en “París-Valencia” y en Amazon. Gracias al autor con confiar en nuestro apoyo.

a-la-venta-enNos complace dar curso a una nueva petición.  Se agotó la edición inicial de diciembre de 2016 de la obra “Represión republicana en Valencia. Julio de 1936” en la que se hace un estudio general actualizado sobre la represión llevada a cabo durante la guerra civil en la ciudad de Valencia, así como los hechos cronológicamente tratados de la sublevación en Valencia en julio de 1936, así como las checas de Valencia, prisiones republicanas, persecución religiosa, etcétera.  Por ello nos piden, y encantados de hacerlo, que comunicamos que se ha reeditado.  Y que sigue a la venta en la conocida cadena de librerías de Valencia “París-Valencia” así como en Amazon.

A la venta en Amazon y librerías París-Valencia.
A la venta en Amazon y librerías París-Valencia.

Estamos encantados de hacer lo mismo con quien nos lo pida sobre sus obras o webs.

Todo por la veraz memoria histórica y memoria republicana.

Al menos, hasta que con los nuevos tiempos nos prohíban decir la verdad.

Un niño de 14 años asesinados por los defensores de la Segunda República. ¿Delito? Era católico y no lo ocultaba.

 

Antonio Ferrer Rodrigo, asesinado por los republicanos a los 14 años por el comité rojo de Alfafar
Antonio Ferrer Rodrigo, asesinado por los republicanos a los 14 años por el comité rojo de Alfafar.

Había una extraordinaria familia en Alfafar formada por Eliseo Ferrer Ferrer y su esposa Milagros Rodrigo Lomos, que vivían en la calle Cánovas del Castillo, 6, de Alfafar.  Con ellos vivían sus hijos Antonio (el mayor y de 14 años9, Milagros, Eliseo y Josefa.

El padre, Don Antonio Ferrer, tenía una carpintería en Alfafar y un almacén de maderas en Benetússer.

Era una familia profundamente cristiana y Antonio[1] (el niño de 14 años) iba diariamente a misa, hacía constante oración ante el santísimo y en el rezo del rosario.  Además, era gran colaborador de la parroquia.  En ella fue monaguillo, pero además llevaba la cruz en los entierros y procesiones, llegando a escribir notas de actas de bautismo, defunción y matrimonio de la parroquia.

Junto a su intensa vivencia religiosa le gustaba hacer cenas y chocolatadas con los amigos en la carpintería de su padre o en una casa de la plaza.  Le encantaban los animales, especialmente su gato.  Le encantaba tanto el cine que en la carpintería de su padre tenía colgados carteles de películas (como la de King Kong).  Era coleccionista de filatelia.

Pero la segunda República destacó por su ataque a la libertad religiosa de los católicos, por lo que él, a pesar de ser un niño, se convirtió en un objetivo de odio de los republicanos del Frente Popular, llegándole a enviar escritos anónimos amenazándoles de que si no dejaba sus prácticas religiosas lo matarían.   Incluso en el cine estaba un día con Josefa Lacreu Puertes y hubo de esconderse debajo de la butaca porque unos milicianos habían entrado para buscarlo.

Cuando los días 9 y 20 de julio los milicianos republicanos del Frente Popular asaltan e incendian la iglesia y las imágenes él lo contempla junto con otros feligreses ardía de dolor en su corazón, pero cuando vio que sacaban el Sagrado Corazón, no pudo más su corazón y recriminó a los milicianos su acción, ante lo que ellos dijeron al niño: “Te acordarás de estas palabras.  Te vamos a matar”.

Asustados los padres por las amenazas de los del Frente Popular a su hijo, y el odio que le tenían por su intensa vida católica, decidieron alejarlo de Alfafar, por lo que el día 21 (el siguiente al incendio) lo enviaron a casa de su tía materna de Sollana.

Cuando llegó a Sollana se encontró con el mismo doloroso espectáculo de incendio y destrucción de todo lo católico a manos de los “defensores de la legalidad republicana”.  Allí contrajo el tifus y para evitar el riesgo de contagiar a sus primos, volvió secretamente a Alfafar (sólo lo sabían unas vecinas de confianza llamadas Inés Giner Ricart y Carmen Juan Pablo, La Póncia).  Poco a pocos se recuperó de su enfermedad y comenzó a salir a la calle.

El padre creyó ingenuamente lo que tanto repiten ahora los partidarios de la República del Frente Popular: que el problema era de incontrolados en una fase inicial pero que el gobierno republicano imponía el orden, por lo que quedaron más tranquilos.

Pero obviamente era falso.  No se trataba de una persecución de incontrolados, sino de la obra controlada de genocidio contra una religión, la católica.  Y ese niño era un enemigo para la Segunda República.

A las 11 de la mañana del día 2 de diciembre de 1936 un grupo de milicianos entró a la fuerza en la casa en que vivían de la calle Cánovas el Castillo, 6, Eliseo Ferrer Ferrer (45 años y natural de Alfafar) y Milagros Rodrigo Olmos, con sus hijos Milagros, Eliseo, Josefa y Antonio, este de sólo 14 años, Antonio Ferrer Rodrigo.  El grupo estaba compuesto por Francisco Sánchez Íñiguez, Juan Vidal Palau, Luis Gomar Guirola y Eleuterio Chuliá Ferrer.

Bajos las amenazas de sus fusiles y pistolas ordenaron al niño que fuera con ellos al ayuntamiento.  Su padre, lógicamente, lógicamente dijo que no iba a abandonar a su hijo y que “donde iba su hijo, voy yo”.  Le amenazaron advirtiéndole lo peligroso que era también para él, pero el padre se negó a abandonar a su hijo.  Era un corazón limpio frente seres sin corazón.

Se los llevaron al ayuntamiento.  Los dejaron un tiempo sentados en un banco de la plaza donde algunos vecinos los vieron sereno y que al pasar los despedía como consciente de que era una despedida final.  Finalmente los metieron en el ayuntamiento durante siete tortuosas horas (fue un caso especial pues el resto de vecinos detenidos y asesinados los llevaba a la Villa de San Bartolomé, que era la sede del comité del Frente Popular).

Al anochecer los subieron a un coche y los llevaron a la Torre Espioca, de Picassent.  Lugar al que los republicanos del Frente Popular llevaron a cientos de católicos, derechistas y falangistas a asesinar.

Antonio, el niño, durante el camino fue rezando el rosario y al parecer sus últimas palabras fueron para dar un viva a Cristo Rey del Universo, porque los criminales le cortaron la lengua.  ¿Razón para esta salvajada? Que los milicianos le pedían que dijera dónde tenía guardados ciertos objetos de culto de la Iglesia y también para que dejara de rezar a Dios.

A continuación, y delante de su pobre padre, le dieron un tiro en la sien.  A continuación, su padre fue asesinado por la doble razón de ser católico y de no dejar abandonado a su hijo.  Su madre y esposa declaró tras la guerra que allí los asesinaron mientras los sujetaban Manuel Chordá Donat y Francisco Sánchez Íñiguez, cortándoles los testículos con una navajita un tal Emilio Raga Gimeno

Al día siguiente se hallaron los cuerpos y los llevaron al cementerio de Picassent.  Allí enterraron al padre en una fosa común, pero al ver que el otro asesinado era un niño, caritativamente lo enterraron en un nicho vacío de un panteón particular.

Al terminar la guerra su madre encontró en el bolsillo de la chaqueta de su hijo una pequeña medallita de la Virgen de los Desamparados que le acompañó en su martirio.  Era la misma medalla que había llevado otro vecino de Alfafar mártir en 1934 a manos de miembros del Frente Popular, don Juan Puertes.  Actualmente esté incurso en causa de beatificación y es “siervo de Dios”.

[1] http://www.religionenlibertad.com/18h-del-2-de-diciembre-en-la-torre-de-espioca-picassent-19266.htm

Carmena, alcaldesa de Madrid, oculta el asesinato de unos críos seminaristas a manos del Frente Popular

La rencorosa alcaldesa de Madrid retira la placa conmemorativa del asesinato a manos de milicianos del Frente Popular de los jovencísimos religiosos carmelitas (tenían unos 19 años todos) del seminario de Onda (Castellón):

  • Daniel García Antón
  • Silvano Villanueva González
  • Adalberto Vicente Muñoz
  • Aurelio García Antón
  • Francisco Pérez Pérez
  • Ángel Sánchez Rodríguez
  • Ángel Reguilón Lobato
  • Bartolomé Andrés Vecillas

La placa conmemorativa estaba en el lugar en que tuvo lugar su martirio a manos de republicanos el 18 de agosto de 1936.

Los partidarios de la citada alcaldesa, Carmena, democráticamente ya habían asaltado su convento el día 27 de julio (que también sería quemado) Fueron expulsados del pueblo por los representantes de la Segunda República y marcharon a Villareal, donde continuaron siendo víctima s de vejaciones, malos tratos e insultos.  Un permanente acoso.

Como los ocho eran de Castilla-La Mancha intentaron ir a Madrid.  En Valencia las autoridades republicanas los detuvo y casi los asesina, pero finalmente los dejan marchar por su corta edad.

Llegaron a Madrid donde continuaron los malos tratos hasta que el 18 de agosto los subieron a un camión y los llevaron al cementerio de Carabanchel Bajo, donde los bajan del camión y asesinan a estos casi niños sin piedad.

Ángel Sánchez quedó herido y pidió ayuda, pero los milicianos lo remataron tiros.

Los enterraron en unas fosas hasta que en 1950 llevaron sus restos al Santuario del Henar, Cuéllar (Segovia).

La lápida conmemorativa fue colocada en 1961.

Son los nuevos tiempos.  Monumentos a los represores republicanos y ocultación de sus víctimas.

Deseamos que los partidarios de la memoria histórica vean sus infantiles rostros:

Carmena, alcaldesa de Madrid. Mira las víctimas Garcia_Anton_A Garcia_Anton_D Perez_Perez Reguilon_Lobato Sanchez_Rodriguez Vicente_Vicente Villanueva_Gonzalez

 

 

 

 

 

 

placa-carmelitas-carmena

 

 http://www.preguntasantoral.es/tag/beato-daniel-garcia-anton/

 

Acoger a un obispo: pena de muerte bajo el gobierno republicano

Tal día como hoy, un 3 de diciembre de 1936, fue asesinado en Barcelona el actual beato Antonio Tort Reixach.  Su terrible crimen es que junto a su mujer habían acogido al obispo de Barcelona (Manuel Irurita Almandoz) cuando andaba desamparado por las calles de Barcelona.

Más curioso es que los justicieros milicianos ladrones lo sorprendieron porque (meses después del inicio de la guerra, es decir, con el terror ya institucionalizado y no con supuestos grupos incontrolados) entraron a ROBAR a la casa porque Antonio Tort era orfebre y contaban con robarle las joyas que pudiera tener por su trabajo.  También tenía ocultas a tres monjas.  Todos fueron detenidos por el malvadísimo delito para los republicanos de ser sacerdote, monjas y católicos y los llevaron a varios centros de prisión para acabar en la checa de San Elías, para en menos de 48 horas asesinarlos en Motcada i Reixach en la medianoche del 3 de diciembre, festividad de San Francisco Javier.  Como nota curiosa la esposa de Antonio , también detenida, era hermana de Pío Gavín Sagardía, quien desde 1934 se ocupaba del mantenimiento del reloj de la puerta del Sol de Madrid.

Imagen de la checa de San Elías, último lugar de prisión hasta el crimen.

 

Checa de San Elías de Barcelona
Entrada a la checa de San Elías, de Barcelona, actual iglesia de Santa Agnes

Relato en Archivo Gomá: documentos de la GC y en http://www.tradicionviva.es/2014/11/10/manuel-gavin-sagardia/

Muy interesante sobre la checa de San Elías: http://www.cardenaldonmarcelo.es/blog/checa_san_elias.pdf

 

Presentación de un libro titulado “Represión republicana en Valencia. Julio de 1936”

Es la primera vez que lo hacemos, pero nos ha llegado una invitación de que en el hotel Astoria de Valencia el jueves 10 de diciembre a las 20’00 se presenta un libro que se titula “Represión republicana en Valencia. Julio de 1936”.

Sólo su título nos ha interesado, porque evidentemente muestra lo que fue Valencia sometida al gobierno republicano del Frente Popular.  Pues dicho queda.

Hotel Astoria de Valencia, 10 de diciembre de 2015 a las 20'00 jpras
Hotel Astoria de Valencia, 10 de diciembre de 2015 a las 20’00 jpras

Agresión sexual y quemar a una mujer: diversión de republicanos del Frente Popular

Llega febrero de 1937 y eso es que llega el fin de la vida terrenal de Carmen García Moyón.  Los asesinatos de los republicanos ya no se pueden achacar a grupos incontrolados.  Ha pasado ya más de medio año desde la sublevación.  Los que sobrevivieron a los primeros días siguen en peligro si son católicos.

Entre ello se encuentra Carmen García Moyón, de 48 años que había nacido en Nantes (Francia) hija de padre español y madre francesa, familia que regresa a España, concretamente a Segorbe (Castellón), a principios de siglo, en donde Carmen entra en las terciarias capuchinas y marcha en 1926 a Torrente (Valencia), en el convento de Monte Sion, en donde se ocupa de la peligrosa misión para la República de dar catequesis a los niños y de la limpieza de la iglesia y cursos de costura para las torrentinas.

Al estallar la Guerra Civil aunque sabía que los milicianos republicanos asesinaban a los sacerdotes y monjas llevaba la eucaristía por las casas, incluso cuando los del Frente Popular asesinaron a los terciarios Capuchinos del convento de Torrente.

Finalmente los milicianos republicanos la detuvieron sólo por ser católica y la llevaron al Barranco de les Canyes (Cañes, o cañas) en donde intentaron un abuso sexual para violarla.  Su resistencia impidió la agresión sexual de los republicanos.  Pero estos la rociaron de gasolina y la prendieron fuego convirtiéndola en una tea de fuego, muriendo dando gritos de viva Cristo Rey junto a los pavorosos gritos de dolor.  Los milicianos viendo su sencillo cuerpo sufriendo la tortura del fuego se burlaban de ella hasta su muerte, que les llegó de inmundo gozo.

Fue elevada a los altares en el grupo de 233 mártires de la misma persecución beatificados por SS Juan Pablo II en 2001.

Carmen García Moyón
Carmen García Moyón

Clemente Vea Balaguer y La Jana. Víctimas del Frente Popular

Otro ejemplo claro de terrible enemigo de la República que se mereció la muerte. Un sencillo religioso de La Jana, Castellón.  Fue sólo una víctima más en La Jana y se llamaba Clemente Vea Balaguer.

Clemente Vea Balaguer era natural de La Jana (Castellón) tenía 38 años cuando fue asesinado por milicianos republicanos.  Era hermano de las Escuelas Cristianas.  Al cumplir los 18 años entró en el noviciado de Fortianell hasta que tomó el hábito el día de la Virgen de Lourdes, 11 de febrero de 1917, de quien era muy devoto.  Posteriormente fue al escolasticado de Bujedo hasta que en 1920 fue destinado a Benicarló y, tras otros destinos, en 1933 pasó a Tortosa.

El 22 de julio de 1936 tuvo que huir por la persecución religiosa, por lo que marchó a su pueblo, La Jana.  Al llegar allí, milicianos republicanos lo registraron y lo dejaron confinado en su casa, con prohibición de abandonarla.  Allí cumplió pacíficamente la privación de libertad ordenada por los republicanos.

Pero en la tarde del 14 de agosto los republicanos lo sacaron de su casa y junto al párroco del pueblo, Vicente Castell Zaragoza (64 años), lo tuvieron preso toda la noche (que ambos compartieron juntos en oración), hasta que ya el día 15 de agosto lo llevaron al cementerio de San Mateo (Castellón), donde dio su vida en martirio por Jesucristo.

Fue beatificado el 13/10/2013 y su fiesta es el 6 de noviembre.

También resultó asesinado su hermano Roque Vea Balaguer, de 33 años casado con Magdalena Balaguer Bayarri y con dos hijos, Josefa (9 años) y Juan (3 años), a quien el Comité del Frente Popular (principalmente de CNT) citó junto a otros 21 vecinos (sólo acudieron 11) y a las 10’00 se los llevaron en unos coches de forasteros y a las 12’00 lo asesinaron en el cementerio de Santa Magdalena de Pulpis el 20/10/1936.  José Vea Balaguer fue obligado el 13//4/1938 a entregar a los asesinos su carro, acho y aparejos.

Los valientes luchadores por la libertad y la república también quemaron la iglesia y lo que tenía dentro (ya el 17 de febrero habían quemado la capilla junto al cementerio para celebrar la toma del poder por el Frente Popular).  Para el incendio incluso obligaron a personas a cargar los objetos a un barranco para quemarlos.

El 21 de septiembre de 1936 asaltaron el ayuntamiento y el Juzgado Municipal y quemaron todos los archivos de justicia y municipales.

Como vemos no fue un tema de incontrolados.  Se saben los nombres y apellidos del Comité.  ES más, aún en 1938 (el 14 de abril) fue asesinado por unos soldados rojos al parecer para robarle el ganado el pastor de 61 años Vicente Gargallo Vergé.Vea Balaguer beato

 

El cura de Barx (Valencia) a la muerte porque…. por nada.

Enrique Morant Pellicer_Barx_BellreguartEnrique Morant Pellicer, era cura de Barx (Barig).  El 5/10/36 era asesinado en la partida de Cap de Termes, en Xeraco (Jaraco) (Valencia) días antes de cumplir los 28 años.  Era natural de Bellreguart (13/10/1938). Había recibido amenazas de muerte anónimas hasta que fue expulsado del pueblo por el ayuntamiento tras las elecciones de febrero de 1936, en que fue a Bellreguart, aunque tras su marcha llegó uno nuevo al que el Frente Popular acosó hasta que tras el 18 de julio se cerró la iglesia y prohibió el culto. Al estallar la sublevación marchó de Serra (donde dirigía una residencia de verano del Patronato del Grado de Valencia, del que era director) a Bellreguart, aunque el 23 de julio lo detuvieron en Barracas de Aguas Vivas donde fue delatado como sacerdote por un vecino de Bellreguart llamado Salvador Borrás García, por lo que lo tuvieron preso tres días en Alcira, deon le liberaron ordenándole personarse en la alcaldía de Bellreguart.

El día 4 de octubre de 1936, a las 11 de la mañana, había rezado el rosario con su familia y llegaron unos milicianos que lo llevaron preso al Comité Popular, donde ya había otros presos católicos a los que confesó y tras ser estos asesinados él, por razones que se ignoran, fue devuelto a su casa, pero por la noche el alguacil municipal le ordenó ir al Comité Popular, y tras cumplir dicha orden lo tuvieron preso 24 horas y pese a las peticiones de clemencia de su madres se lo llevaron, y apareció asesinado en el cercano pueblo de Xeraco-Jaraco, donde fue asesinado al tiempo que otros vecinos de Bellreguart hacia las 22 horas. La Causa General señaló como posibles autores de esta y otras muertes a Antonio Borrás Ibáñez, Salvador Borrás García y Luis Blanco Donderis.  Su cuerpo fue enterrado en Bellreguart y trasladado luego a la iglesia.

Había sido ordenado en 1933, es decir, era sacerdotes sólo hacía tres años. Fue destinado a la parroquia de Barx (Valencia), donde logró ir formando una biblioteca, un coro, hizo trasladar los restos del cementerio antiguo al nuevo, restauró la iglesia y apoyó a la formación de los padres y jóvenes de la localidad.  A los 11 años había empezado sus estudios de bachillerato en las Escuelas Pías de Gandía, tras lo que en Madrid estudiaba arquitectura hasta que decidió hacerse sacerdote.  Actualmente es beato.

La iglesia de Barx (Barig) fue asaltada y saqueada y prendidos fuegos en ella los días 2, 6 y 12 de agosto de 1936, siendo también incendiada la ermita de San Pedro.

 

Nochebuena de 1936, otro asesinado por ser sacerdote

Esta noche y esta navidad simplemente un comentario sobre un sacerdote asesinado en Nochebuena:
Fernando Bonet García
Nació en Orihuela en 1870 de padres gallegos. Presbítero en 1893 fue designado capellán de la Iglesia de la Merced. Era buen matemático y de firme carácter por lo que daba consejos financieros a diversas administraciones, por lo que fue designado mayordomo del Seminario y luego Visitador General Económico de la Diócesis.Victima en nochebuena de 1936
Fue arrestado por milicianos armados en noviembre de 1936 y puesto en libertad con una multa por ser sacerdote. Pagada la multa lo volvieron los republicanos a apresar y en la nochebuena de 1936 lo asesinaron cerca del cementerio de Crevillente, de cuyo cementerio fue trasladado a Orihuela en 1939.
Más detalles en: http://testigosdelafeorihuelaalicante.blogspot.com.es/2009/07/siervo-de-dios-fernando-bonet-garcia.html

Un siervo de Dios asesinado por servir a Cristo mientras el mundo celebraba su nacimiento.

Genocidio republicano: Tres hermanos asesinados por …. nada y en varios meses de diferencia

No eran unos descontrolados sino un plan de genocidio organizado por el Frente Popular de la Segunda República.

28/8/1936 es asesinado José María Villalonga Villalba, de 47 años, casado con María Monforte Sancho, domiciliada en Gonzalo Julián números 13-3º y consejero de la Compañía de Tranvías. Se lo llevaron de casa varios milicianos y apareció muerto en la carretera de Rocafort el 26/8/36. Tenían 8 hijos llamados José María, Enrique, Antonio, María, Tomás, Juan, Francisco y Fernando Villalonga Monforte, todos ellos de entre 25 y 4 años.

6/11/1936 es asesinado Antonio Villalonga Villalba en la carretera de Albalat, empleado, cuando tenía 40 años. Era vecino de Valencia Camino del Grao, 22.

11/12/1936 es asesinada Pilar Villlonga Villalba, nacida el 22/1/1891 en Valencia. Actualmente ha sido beatificada en 2001 y una reliquia suya está en la parroquia de San Luis Obispo, bajo el altar mayor (la reliquia es Pilar_villalonga_byMeldelenun pequeño hueso de la falange de la mano de esta pobre mujer asesinada sólo por ser católica. Cuatro milicianos anarquistas de la FAI la detienen el 30 de agosto y la llevan a una checa situada en la C/San Vicente, frente a las escolapias, luego es llevada a la Cárcel Modelo de Valencia y finalmente llevaba a asesinar en Burjassot – Burjasot (Valencia) en las tapias del entonces patronato Álvarez de Burjassot, actualmente es el colegio mayor San Juan de Ribera. Cuando vio que la iban a llevar a asesinar es la primera vez que se la vio llorar diciendo “esta noche me matan”, pero enseguida comenzó a animar a Isabel Corell, que iba con ella a la muerte diciendo “No seas tonta, pronto estaremos con la Virgen. Esto es un momento y después el cielo”. Había estudiado en el Colegio Jesús y María de Valencia. Fue muy activa en su vida católica. En agosto ya advirtió a su hermana Ángeles que la revolución iba a dar muchas víctimas pidiendo que si había alguna entre sus hermanos fuera ella la primera, pero como hemos visto no fue así. Cuando los familiares fueron a llevarle comida a la cárcel los responsables de la Prisión de Valencia le dijeron que había sido “liberada”. Sus restos mortales ((salvo la citada reliquia) están en la capilla del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Estaban de Valencia junto a los de Ana Aranda y Sofía Ximénez.

La madre Petra Quintana Argos, de Puzol. Asesinada a los 70 años. Y Serafina de Ochovi

PETRA QUINTANA ARGOS

Petra Quintana, Puzol

Asesinada en Puzol (Valencia) el 22/8/1936.  Había nacido en Soano (Santander en 1866). Huérfana de madre a los 13 años cuidó de la familia y se puso a servir en una familia, pero fue a Valencia para ingresar en las Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia en Benaguacil. En 1981 hizo sus primeros votos.  Estuvo en Altura, Masamagrell, Meliana y La Ollería, siendo superiora general doce años y vicaria general de la congregación. La guerra civil la sorprendió en la casa noviciado de Masamagrell. A los 70 años de edad la asesinaron los milicianos sin  que su cadáver apareciera., pudiendo estar en la fosa común del cementerio de Puzol (Valencia).

Su último gesto fue un testimonio de fe: quitándose el anillo, signo de alianza perpetua con el Señor, lo entregó a su verdugo y le dijo: “Tómalo en señal de mi perdón”.  Asesinada junto a la monja Manuela Justa Fernández Ibero

Más datos en:  http://www.eltestigofiel.org/lectura/santoral.php?idu=3009

MANUELA JUSTA FERNÁNDEZ IBERO

Serafina de OchoviNacida en Ochovi, Navarra en 1872 fue asesinada el 22/8/36 en Puzol (Valencia) junto a Petra Quintana Argos.  Sus restos mortales nunca fueron localizados.  Al estallar la guerra se refugió en casa de una viuda pero el 20//36 los milicianos el comité de Puzol armados entraron la casa donde maltrataron a la viuda, sus dos hijas y el hijo sordomudo.  Ya muy de noche las llevaron a un coche en que habían pintado una calavera. Las llevaron a Rafelbuñol y luego a Puzol, al comité situado en el lugar que antes estaba l convento de las Hermanitas de los Pobres.  Allí las maltrataron, empujaban y ligaron a limpiar somieres y fregar.  Así, hasta el día 22/8/36 en que las asesinaron.

 

Herminia Martínez Amigó y hermanos Fenollosa Alcayna

HERMINIA MARTÍNEZ AMIGÓ

Herminia Martínez AmigoAsesinada el 27/9/1936 en Gilet (Valencia).  Había nacido en Puzol (Valencia) el 31/7/1887. En 1916 se casó con Vicente Martínez Ferrer (nacido en Masamagrell, Valencia) con quien no tuvo hijos.

Era miembro de la Unión de los Sagrados Corazones y de las Hijas de María y de Acción Católica y como pertenecía a una familia acomodada usaba sus bienes (incluso los vendió) para ayudar a los pobres y visitaba a los enfermos en los hospitales a quien les compraba las medicinas alimentos y gastos médicos.  También acogía en su propia casa a mujeres jóvenes embarazadas o madres solteras a quienes ayudaba también económicamente. Seguir leyendo Herminia Martínez Amigó y hermanos Fenollosa Alcayna

Luisa Frías, catedrática de la Universidad de Valencia, asesinada y torturada por milicianos republicanos

catedrática
catedrática

Luisa María Frías Cañizares

Asesinada el 6/12/1936 en el picadero de Paterna (Valencia). Era profesora de la Universidad de Valencia (actual Universitat de València), y vecina de Valencia, C/La Nave,27, en algún dato y en la C/Pablo Iglesias, 7, encima del cine Suizo (actualmente C/María Cristina). Había nacido en Valencia el 20/6/1896 por lo que con su preparación universitaria demostró ser una mujer moderna e inteligente que nunca quiso renunciar a su fe católica, por lo que hacía apostolado en la universidad y en su parroquia como miembro que era de Acción Católica (fue una de las fundadoras de la rama femenina de las universitarias de Acción Católica en su parroquia de Santo Tomás Apóstol). Daba muchas limosnas a los necesitados. Por razón de su fe peregrinó a Tierra Santa (¡en aquellos tiempos!) así como a Lourdes. Se encerraba horas en su habitación para rezar.

Cuando tenía sólo 40 años milicianos republicanos la detuvieron en su domicilio el 24 de noviembre y la llevaron a la checa anarquista situada en el Banco Vitalicio, donde la obligaron a desnudarse mientras la insultaban y maltrataban. Tras ello la llevaron a la checa del Seminario (o de C/Trinitarios) hasta el 5 de diciembre, donde fue maltratada y forzada a firmar la entrega de sus ahorros a los milicianos, hasta que los republicanos la llevaron al picadero de Paterna la noche del 5 al 6 de diciembre.

Antes de morir la torturaron para lo que al negarse a renunciar a su fe le sacaron los ojos, le cortaron la lengua porque daba vivas a Cristo Rey y luego la asesinaron en Paterna.

Su cadáver fue enterrado en el cementerio de Valencia, sección 10, derecha, núm. 18 hasta que el 13/5/1958 fue trasladado a la capilla de su parroquia, Santo Tomás Apostol de Valencia.

Fue beatificada por Juan Pablo II y su fiesta litúrgica se celebra el 6 de diciembre.

Había tomado su primera comunión el día de la Ascensión de 1908 en la colegiata de San Bartolomé de Valencia.  Era licenciada en Filosofía y Letras, sección historia, por la Universidad de Valencia, logrando, con el mérito que supone en esos tiempos para una mujer, ser profesora universitaria, concretamente catedrática en la facultad de filosofía y letras de la Universidad de Valencia.

 

Sus datos en la wikipedia polaca: http://pl.wikipedia.org/wiki/Luiza_Maria_Fr%C3%ADas_Ca%C3%B1izares

 

A.H.N. Sección Fondos Contemporáneos Causa GeneralSubdirección General de los Archivos EstatalesMinisterio de Cultura.España