Archivo de la categoría: persecución religiosa

Una obra de mucho interés para el estudio de la represión republicana en España.   Antonio César Moreno Cantano es doctor en Historia Contemporánea por la Universidad de Alcalá y profesor asociado en la Universidad Complutense de Madrid.  Compagina la labor investigadora con la docencia en educación secundaria lo que le convierte en un profesor formado pero vinculado a la realidad del conocimiento de la historia por los jóvenes. Su interés y publicaciones se centran en la cultura bélica —desde la óptica de la propaganda y las emociones— de la primera mitad del siglo xx, con especial interés por la guerra civil española y la segunda guerra mundial.   Muy recomendable.

https://www.trea.es/books/checas-miedo-y-odio-en-la-espana-de-la-guerra-civil-2

http://www.cazarabet.com/conversacon/fichas/fichas1/checas.htm

Checas. Miedo y odio en España de la guerra civil

Checas. Miedo y odio en España de la guerra civil

 

 

La Jana (Castellón) bajo el dominio republicano. Análisis de la Causa General en La Jana

LA JANA (CASTELLÓN)

REPRESIÓN REPUBLICANA

La Jana es una pequeña población de Castellón, aun más pequeña en 1936 (menos del millar de habitantes).  Pero sufrió una gran represión republicana.

Tras las elecciones de febrero de 1936, el día 17, los elementos del Frente Popular se dedicaron a destruir a la capilla de Nuestra Señora de los Ángeles y las cruces del cementerio.  Además, se multiplicaron las huelgas y agresiones.  Fue una persecución religiosa constante.  Lo mismo sucedió con los conflictos sociales que acabaron como en grandes peleas como las de junio de 1936 (en la que estaba Francisco Simó Aviñó que luego será acosado por el Frente Popular pues lo llegaron incluso a detener antes de la guerra).

Durante la guerra se extorsionó a personas consideradas de derechas o católicas para que entregasen cantidades al comité para lo que se les intimidaba con registros domiciliarios, saqueos, incautación de molinos de la ciudad, así como de cosechas, depuraciones y otras acciones como las de exigirle que dieran datos de sus familiares huidos.

Iglesia

Tras el inicio de la guerra el comité revolucionario se instaló en la casa abadía y acordó que le entregasen todas las armas.

A finales de julio de 1936 los milicianos del comité popular asaltaron la iglesia parroquial de San Bartolomé (fines del siglo XVII).  En el asalto destruyeron los altares y la mayoría de los objetos de culto (algunos se libraron, pero más adelante se los robaron unos soldados rojos).  Antes de ser asaltada la iglesia le obligaron a entregar las llaves al sacristán Manuel Gauxax Vergé.  La capilla fue primero forzada a puerta y luego abierta con una llave maestra.  Para el traslado de elementos católicos fueron obligados a cargarlo muchas personas católicas.

La ermita de Nuestra Señora de los Ángeles (fines del siglo XVIII), pegada al cementerio, siguió también la suerte de la destrucción a manos de milicianos republicano tras lo que acabó convertido en un almacén.

El 21 de septiembre de 1936 a las doce horas obligaron al entonces secretario de Ayuntamiento y juzgado municipal (José Vallés Granell) a entregar las llaves de los dos organismos y los asaltaron.  Una vez dentro arrojaron desde el balcón a la plaza todos los documentos que había, así como lo libros, gacetas, impresos, etc., y después con un camión de un forastero de Cervera del Maestre los transportaron a las afueras del pueblo y le prendieron fuego a todo.  Milagrosamente quedaron en el juzgado ocho libros de nacimientos, uno de matrimonios y dos de defunciones.

Muchos vecinos fueron detenidos, vejados y amenazados de muerte (como Francisco Simó Aviñó, Ricardo Simó Plá, Juan Roca Boix y Julio Canet Aragó).  El 14 de abril de 1938 agredieron a José Boix Ferrer con dispararon dejándolo por muerto.

Terror

No olvidemos que el terror republicano fue diario.  Las familias católicas, de derechas o apolíticas pero que no eran del Frente Popular eran a diario aterrorizadas con chantajes y amenazas.  Eran detenidos y llevados a prisión.  Eran extorsionados.  Sus viviendas registradas para robarles.  Pero junto a ello también corrió la sangre de La Jana.

El día 8 de agosto de 1936 en la rambla o río seco aparecen asesinados dos vecinos de Traiguera.  Ambos cadáveres aparecieron chamuscados de media cintura para arriba y con vestigios de haber sido rociados con gasolina prohibiendo las autoridades del pueblo de Traiguera que el médico forense examinara los cadáveres.

Se trataba del cartero de 55 años Ismael Zaragozá Benlliure que presentaba señales de haber sido asesinado con una escopeta con perdigones, pues tenía grandes heridas en la cabeza y otras partes del cuerpo.  El otro era el sacerdote Carlos Llombart Torres.  Tenía sólo 26 años y había sido consagrado en junio de 1935.  Presentaba heridas de arma de fuego en la región superciliar derecha y diversas quemaduras.

El 15 de agosto fue asesinado el sacerdote coadjutor de La Jana, de 64 años, don Vicente Castell Zaragozá.  Lo tuvieron preso desde el día anterior junto con Clemente Vea Balaguer (noche que ambos aprovecharon para hacer oración en común).  El día 15 lo sacaron y lo llevaron al cementerio de San Mateo (Castellón), donde dio su vida en martirio por Jesucristo.  Fue beatificado el 13 de octubre de 2013 y su fiesta es el 6 de noviembre.

El día 10 de septiembre de 1936 en Coll de Canet es asesinado a los 68 años Juan Alambillaga Fenollosa, sacerdote coadjutor de puebla de Benifasá y ecónomo en Coll de Canet.

El día 16 de septiembre de 1936 fue asesinado a un kilómetro de Tirig y a los 65 años quien fuera alcalde y concejal liberal, Domingo Boix Ferrer.  Era natural de La Jana e hijo de Pascual Boix y Vicenta Ferrer.  Viudo de segundas nupcias de Tomasa Beltrán Prades, sin hijos de este matrimonio.   De su primer matrimonio con Plácida Pla Escuder dejó tres hijos llamados Luis, Plácida y Elvira Boix Pla (todos ellos ya mayores).  Su hijo Luis Boix Plá declaró que su padre, labrador y del Partido Liberal, fue detenido por unos desconocidos del declarante en Albocácer (en el domicilio de una hija) siendo llevado a las proximidades de Tirig donde apareció asesinado el mismo día por disparos de armas de fuego

Juan Clemente Vea Balaguer, hermano de las Doctrinas Cristianas, de 36 años y actual beato.  En cementerio de San Mateo.  Había nacido en la calle Valencia, 24, de La Jana pero estaba domiciliado en Tortosa, hijo de Francisco Vea Valles y Micaela Balaguer Roca).  Al cumplir los 18 años entró en el noviciado de Fortianell hasta que tomó el hábito el día de la Virgen de Lourdes, 11 de febrero de 1917, de quien era muy devoto.  Posteriormente fue al escolasticado de Bujedo hasta que en 1920 fue destinado a Benicarló y, tras otros destinos, en 1933 pasó a Tortosa.  El 22 de julio de 1936 tuvo que huir por la persecución religiosa, por lo que marchó a su pueblo, La Jana.  Al llegar allí, milicianos republicanos lo registraron y lo dejaron confinado en su casa, con prohibición de abandonarla.  Allí cumplió pacíficamente la privación de libertad ordenada por los republicanos.  Pero en la tarde del 14 de agosto los republicanos lo sacaron de su casa y junto al párroco del pueblo, Vicente Castell Zaragoza (64 años), lo tuvieron preso toda la noche (que ambos compartieron juntos en oración), hasta que ya el día 15 de agosto lo llevaron al cementerio de San Mateo (Castellón), donde dio su vida en martirio por Jesucristo.  Fue beatificado el 13 de octubre de 2013 y su fiesta es el 6 de noviembre.

***

Más numeroso fue el crimen del día 20 de octubre de 1936 en el que asesinaron en el cementerio de Santa Magdalena de Pulpis a cuatro vecinos y naturales de La Jana (Ramón Vallés Gargallo, Tomás Gilabert Vea, Juan Tomás Gargallo Vea y Roque Vea Balaguer y otros que ese día lograron huir, pero luego fueron igualmente asesinados).

Ramón Vallés Gargallo tenía 57 años y había sido alcalde y concejal.  Vivía en la calle de la Fuente y estaba casado con Custodia Pavía Gilabert con la que tenía dos hijos llamados Pedro y Purificación (ambos ya mayores, pues tenían más de treinta años).  Su viuda declaró que en la primera hora de la mañana del día 20 se encontraba en una finca llamada Cometa y de pronto se presentaron Domingo Bosch, Francisco Roig Balaguer, José Vicente Gimeno Vilanova (de Unión Republicana) y Manuel Balaguer, quienes le dijeron que debía ir con ellos al comité, a lo que él contestó que iría sólo.  Efectivamente allí fue a las nueve de la mañana, donde quedó allí preso sin dejarle salir los del comité.  Lo tuvieron preso con otros vecinos que habían detenido.  Al poco rato de estar allí detenido llegaron tres autos con milicianos armados, se los llevaron y los asesinaron en las tapias del cementerio de Santa Magdalena de Pulpis.  Según figura en CG al parecer en este crimen contaron con la complicidad del comité Antifascista de Torreblanca.

Con él llevaron a Tomás Gilabert Vea, fiscal municipal suplente de 37 años.  Natural y vecino de La Jana era hijo de hijo de Tomás Gilabert y Teresa Vea y estaba casado con Teresa Simó Aviñó con la que tenía dos hijos de 14 y 7 años.   Su viuda declaró que fue llamado al comité rojo, donde se presentó a las nueve de la mañana, encontrando allí a los miembros Ángel Ferrer Expósito, Pedro Vallés Ferrer, Tomás Boix Vallés, Jacinto Lladser Eroles (UGT), Marcelino Vea Vergé (de Izquierda Republicana), José Vicente Gimeno Vilanova, José Vicente Bayarri Beltrán, José Martín Adell Vergé (UGT), Sandalio Coloma Compte y José Ferrer Beltrán.  Encontrándose allí vio llegar tres autos con milicianos armados que se los llevaron a asesinar a las doce en las tapias del cementerio de Santa Magdalena de Pulpis.

Otro que es acompañó fue Juan Tomás Gargallo Vea, de 35 años y de DRV.  Vecino y natural de La Jana era hijo de Tomás Gargallo y Leonor Vea y estaba casado con María Simó Aviñó con la que tenía un hijo de once años llamado Juan José.  Su viuda declaro que vivían en la calle de la Corte y que ese día 20 fue avisado para que fuera ante el comité republicano.  Allí fue a las nueve del mañana encontrado a muchos de los del comité (Ángel Ferrer Expósito, Pedro Vallés Ferrer, Tomás Ramón Boix Vallés, Jacinto Llácer Erola, Marcelino Vea Vergé, Jove Vicente Gimeno Vilanova, José Vicente Bayarri Beltrán-UGT-, José Martín Adell Vergé, Sandalio Coloma Compte, Pedro Vicente Boix, …) y estando allí preso se los llevaron en tres autos que llegaron a la plaza frente al comité y los asesinaron al mediodía.

Con ellos fue a los 34 años don Roque Vea Balaguer.  Era natural y vecino de La Jana.  Era hijo de Francisco Vea y Micaela Balaguer y estaba casado con Magdalena Balaguer Bayarri, dejando unos hijos llamados Josefa y Juan de 7 y 1 años de edad.  Su viuda declaró que era domiciliado en la calle de La Fuente y que le llamaron para comparecer ante el Comité Popular para trabajar.  Allí estaban José Vicente Gimeno Vilanova, Eleuterio Bayarri Balaguer, José Vicente Bayarri Beltrán, José Martín Adell Vergé, Sandalio Coloma Compte y Carlos Vergé.  Serían sobre las diez de la mañana del expresado día, cuando aparecieron en la plaza en donde actuaba el comité dos o tres autos con hombres armados y se lo llevaron.  Según datos adquiridos después fue asesinado a las doce del mismo día en el cementerio de Santa Magdalena sin saber por quiénes concretamente (aunque afirma que había dos de Cuevas de Vinromá que se llamaban Salvador Demá Expósito y otro).  Era de DRV sin cargo.  Su hermano Clemente, religioso, hemos visto que ya había sido asesinado.  José Vea Balaguer fue obligado el 13 de abril de 1938 a entregar a los asesinos su carro, acho y aparejos.

Según un informe de 1963 los tres coches procedían de Alcalá de Chisvert, Torreblanca y Cuevas de Vinromá, aunque también hay informaciones en internet de que eran de anarquistas de Vinaroz o Benicarló.  Igualmente se dice que fueron 19 los llamados a comparecer y entre los visitantes y el comité local se discutió sobre cuáles y cuántos serían asesinados.  Lo que llevó a las dos fugas que veremos.

Ese día se libró de la muerte, por poco tiempo, otro vecino, Ramón Compte Querol.  Tres días después del fatídico día 20, el 23 de octubre de 1936, es asesinado otro vecino, que fuera juez municipal, Ramón Compte Querol, de 52años, cuyo cuerpo fue arrojado a un pozo del término de Traiguera.  Estaba casado con Rogelia Vea Vallés y dejaba hijos llamados Remedios, Enrique y José María Compte Vea.  Su hijo Enrique declaró que su padre, labrador, no estaba afiliado a ningún partido y que también fue llamado a comparecer a las nueve de la mañana ante el comité.  Estando allí vio como llegaban los tres autos con milicianos armados y comprobó que la intención de estos demócratas defensores de la República no era otra sino asesinarles.  Por ello logró escapar por la puerta falsa del comité local y huir campo a través junto con dos familiares.  Estuvo tres días escondido en parany de su propiedad sito en el monte de Traiguera.    El testigo José Vallés Granell declaró que Ramón Compte Querol le mandó recado de que se encontraba huido en la partida Buix de Traiguera para que le facilitase un pase para poder trasladarse a Barcelona.  José Vallés lo intentó por mediación de un hijo, pero al ser descubiertos fue detenida toda la familia (esposa y tres hijos).  Los milicianos le dijeron que si Ramón no se entregaba asesinarían a estos rehenes.  Entonces, al parecer, Ramón decidió entregarse para evitar esa cruel matanza y mandó aviso al comité de Traiguera de que se iba a entregar, pero a este comité.  Antes pidió a José Vallés un papel para dejar unas palabras de despedida a su familia porque sabía que lo iban a asesinar.  Declara el testigo que a por él fueron el presidente del comité Santiago Cervera Bort (conocido por Cagantó) y otro los que con fusiles se lo llevaron a media tarde y lo llevaron a la cárcel del pueblo.  Sobre las 22 horas del mismo día se presentó a la puerta del ayuntamiento en que lo tenía preso un auto que según dicen vino de La Jana y se lo llevaron entre multitud de gentes y al llegar a dos kilómetros fuera de Traiguera lo mataron en el punto llamado de la Serreta de San Jorge[1].  Los milicianos arrojaron su cuerpo dentro de un pozo sin agua que había allí y en el que ya había otros cadáveres (fueron probablemente más de cien los asesinados por el Frente Popular que fueron arrojados a este pozo).  Debieron arrojarlo vivo aún pues horas después pasó un pescatero que lo había visto todo por si podía ayudarle y aún oía gemidos en el fondo.

Su hermano Gonzalo declaró que entre que lo llevaron a entregar al comité de La Jana iba el vecino llamado Custodio.  El hijo declaró como sospechosos de inducir el crimen a Vicente Balaguer y Custodio Boix Ferrer (el segundo, al parecer, murió al huir de las autoridades nacionales).

Del grupo de llamados por el Comité paras ser asesinado también se escapó por un tiempo el antiguo concejal de 50 años don José Compte Querol, 49 años.  Su muerte la padeció en el kilómetro 8 de la carretera de Ulldecona a Vinaroz.   Natural y vecino de La Jana (vivía en la calle Valencia, 2) estaba casado con Vicenta Teresa Simó Ferrer con un hijo de catorce años llamado Felipe.  Su viuda declaró que su marido era de DRV (había sido su presidente local) y que el día 19 fue llamado a presentarse al día siguiente en el comité.  Allí efectivamente fue, pero al ver como llegaban los tres coches que obviamente comprendió que eran para asesinarles discretamente se marchó y se ocultó en una casa hasta que pudo marcharse a Ulldecona.  Al cabo de cuatro meses se enteró el comité de La Jana de dónde estaba y fueron a buscarlo y lo llegaron hasta el término de Vinaroz y lo asesinaron en una cuneta de la carretera de Alcanar.  ¿Y aún se habla de que los crímenes eran cosa de incontrolados y sólo con el descontrol inicial de la guerra?

El día 20 de octubre en Valencia fue asesinado Ricardo Chimó Plá, 29 años y en una ocasión fue concejal.  Había huido ante las amenazas del Comité popular.

***

Ya en 1938, el 154 de abril, el pastor de 60 años don Vicente Gargallo Vergé y sin filiación política (aunque había votado a las derechas), estaba en el monte con su ganado pastor de 70 años.  Era viudo de María Balaguer Balaguer y dejaba unos hijos llamados Rosita, Manuela, José y Vicente Gargallo Balaguer.  Su hija Rosita declaró que su padre se encontraba apacentando su ganado desde el día anterior y que en la mañana del día 14 encontrándose con el ganado grupos republicanos le robaron el ganado y después le mataron.

Eran tropas republicanas que ya estaban en franca retirada y aún cometían sus desmanes.  De hecho, días antes de ser liberada La Jana, el día 13 fueron detenidos y encarcelados en Castellón y luego llevados a Valencia los vecinos:

  • Rogelio Compte Aviñó, de 40 años.
  • Sandalio Compte Gargallo, 66 años.
  • Miguel Balaguer Vallés, 39 años.
  • Vicente Roca Burato, 46 años.
  • Ramón Llorach Compte, 67 años.

 

Represión económica

Algunas de las víctimas de la represión económica (chantajes, incautaciones, robos,…) fueron Enrique Boix Roig, Ángel Ripollés Querol, Carlos Solari Tamburini, Juan Castell Zaragozá, Marcelino Balaguer Vea, José Saurina Gargallo, José Roca Segarra, Tomás Balaguer Ferrer, Pilar Vallés Roca, Custodia Pavía Gilabert, José Simó Ferrer, José Vicente Gargallo Balaguer, Cándido Ferrer Gargallo, Bernardino Eroles Marco, Francisco Simó Aviñó, Tomasa Gargallo Prades, José Vergé Beltrán, Carlos Foch Prades, Juan Boix Salvador, Rafael Sierra Gargallo, Ramón Folch Gauxax, Manuel Folch Coloma, Gonzalo Ferrer Gargallo, Pedro Vergé Gargallo, Vicente Capafons Querol, Vicente Bayarri Gargallo, José Vallés Gilabert, María Simó Aviñó, Gregorio Pla Prades, Pascuala Balaguer Vallés, Pedro Ferrer Ferreres, Benjamín Balaguer Vergé, Remedios Gargallo Vallés, Vicente Roca Burato, Manuel Balaguer Beltrán, Vicenta Compte Gargallo, Pedro Vallés Pavía, María Vienta Aviñó Lladser, Nicasio Simó Aviñó, Salvador Duch Vergé, Jacinto Simó Vea, Vicente Vallés Boix, Damián Guasch Eroles, José Escuder Segarra, Estanislao Simó Vallés, Agustín Vallés Balaguer, Severino Querol Eroles, Agustín Castelar Aguilar, Asunción Balaguer Viola, Miguel Vallés Ferrer, Ezequiel Saura Ronchera, Vicente Adell Balaguer, Teresa Simó Ferrer, Custodio Ferrer Aviñó, Germán Gargallo Vallés, Manuel Vergé Beltrán, Marcelino Llorach Gauxax, Manuel Saurina Pareja, Juliana Roca Saurina, Pascual Balaguer Roca, Bartolomé Vallés Ferrer, José Vea Balaguer, Vicente Ferrer Vallés, Francisco Ferrer Gargallo, Jacinto Gargallo Prades, Carlos Coloma Gañafones, Francisco Folch Pavía, Francisco Ferrer Beltrán, Jacinto Vergé Nicolau, Salvador Saborit Tena, Domingo y Rogelio Duch Vergé, José Vicente Escuder Roca, Cipriano Roca Vallés, ángel Sierra Gargallo, Juan Gauxax Marco, Andrés Vilanova Gimeno, Benito Tolós Cifre, Magdalena Balaguer Bayarri, Juan José Beltrán Vergé, Purificación Vallés Pavía, Josefa María Pla Gargallo, Nicasio Barreda Coloma, José Andrés Balaguer Vergé, Rosa Gargallo Balaguer, Ramón Prades Saurina, Vicente Boix Balaguer, Juan José Branchat Balaguer, Josefina Gargallo Vallés, Juan Saura Ronchera, Francisco Balaguer Sendra, Genaro Gargallo Compte, Vicente Bernat Balaguer, Benjamín Saurina Llorach, Manuel  Balaguer Vea, Josefa Gargallo Compte, Vicente Lladser Tolós, José Beltrán Vea, Ramon Gargallo Prades, José Gargallo Roca, Francisco Ferrer Aviñó, , Teresa Simó Aviñó, Juan Bautista Vallés Ferrer, José Vicente Vergé Boix,…

Órganos represores

Comité Popular

  • Francisco Moliner Vallés (conocido por Menescal) fue su presidente durante dos meses tras lo que pasó a presidir el comité Feliciano Segarra Pitarch (CNT).
  • Ángel Juan Torrero Expósito (huido a Francia).
  • Pedro Vallés Ferrer (huido a Francia), de la UGT. Tenía 46 años y era de La Jana.  En 1963 solicitó la repatriación a España y en CG figuran sus informes.  En ellos se dice que era el más destacado de la CNT desde 1935 y era concejal en el ayuntamiento.  Al ocupar el ayuntamiento el Frente Popular fue teniente de alcalde por la CNT y luego miembro del Comité Revolucionario, en el que se le declara como “cerebro principal”.  En dicho informe se le considera implicado en varios asesinatos, así como en la destrucción de las imágenes e la iglesia parroquial de La Jana.
  • José Vicente Bayarri Beltrán (conocido por Pichanes), de la UGT.
  • Tomás Boix Vallés (conocido por Pipante), de la CNT.
  • José Martín Adell Vergé (conocido como Pelayo), de la UGT.
  • Marcelino Vea Vergé, de Izquierda Republicana.
  • José Vicente Gimeno Vilanova (conocido por Colorado), de Unión Republicana.
  • José Vilanova Boix (CNT).
  • Pedro Vicente Boix Allepuz, de Izquierda Republicana.
  • Sandalio Beltrán Coloma (conocido como Capucho), de Izquierda Republicana.
  • Jacinto Lladser Eroles (conocido por Sorra), de la UGT.
  • Pedro Vallespí Vergé.
  • Custodio Boix Ferrer.
  • Ismael Compte Aviñó (de Izquierda Republicana).

 

 

 

[1] https://gaceta.es/blogs/crimenes-del-comunismo/pozo-serretes-jugar-escondite-victimas-comunismo-20170724-1920/

http://perso.wanadoo.es/pilotos/elpouet.htm

Casa natal del beato Juan Clemente Vea Balaguer en La Jana (Castellón)
Casa natal del beato Juan Clemente Vea Balaguer en La Jana (Castellón)

Checas en Valencia y represión republicana

Interesante artículo en el diario de Valencia “Las Provincias” (08/07/2018) sobre la a represión republicana y las checas del Frente Popular (dirigidas por la CNT, PSOE, PCE, …).

Las provincias 2018-07-08

¿Por qué calla Dios? Artículo de perseguidos por la República nos vale a nosotros, abandonados hasta por nuestra Iglesia

Son tiempos en que los enemigos de la antiguamente católica España señorean y la debilitan.  Que los que en la Segunda República asesinaban a católicos, sacerdotes, monjas, obispos y quemaban sus templos.

Por ello, un artículo de “El sueco”, de Sueca (Valencia) de 1932 nos ayuda a reflexionar por la sensación de abandono hasta de nuestros obispos, que hasta ya cadáveres nos abandonan por intereses políticos.

Por que calla Dios. EL_SUECO_13-03-1932

Madrid republicano. Crimen y olvido

Las alcaldesas del rencor y defensoras de la memoria del crimen republicano han inaugurado una tendenciosa exposición sobre Madrid en 1936.  En ella no incluirán las imágenes ni reconocimiento a las víctimas del gobierno republicano ni de los partidos que “defendían la legalidad”.  No existirán las checas de torturas del gobierno republicano, sus cárceles del terror como la Modelo con sus asesinatos dentro y sus presos políticos, ni el genocidio de Paracuellos del Jarama, ni los registros sin control, ni las desapariciones, la censura republicana, asaltos a las iglesias, detenciones y asesinatos de católicos y sacerdotes, de políticos, …   O no quieren recordarlo o es que no les pareció mal.Asalto miliciano a cuartel de la Monaña-  Madrid 1936 Milicianascorneta (1) IMG_1466 IMG_1465 Rico-Avello-cadaver República y libertad religiosa. Jaja miembros de una checa miedo

Censura en la Segunda República
Censura en la Segunda República sa

 

 

Santa María del Mar, Barcelona, tras el paso de los defensores de la Segunda República

Los partidos actuales defensores de la memoria histórica (PSOE, PCE, IU, Podemos, Partido Popular, Ciudadanos, ….) deben echar un vistazo a lo que en Barcelona fue el respeto a la cultura y a la libertad religiosa.  Para muestra un botón.  Imagen de cómo quedó Santa María del Mar tras el paso democrático de los defensores de la libertad roja.

Sta Maria del Mar Barcelona

“Edificio incautado por la Generalitat”. La represión en Cataluña contra los católicos en tiempos del golpista Companys

“Iglesia incautada” y “Edificio propiedad del estado”.  En español y en catalán.  Dos carteles en la fachada de una iglesia catalana que no dejan lugar a dudas sobre la actuación represiva de las autoridades republicanas españolas y catalanas contra los católicos y contra la libertad religiosa.

Iglesia incautada por el Estado. Represión.

La República bombardeó la Basílica del Pilar de Zaragoza. Su odio a la libertad… religiosa.

Las bombas del Pilar
Las bombas del Pilar

El 3 de agosto de 1936 aviones al servicio de la Segunda República lanzaron sus bombas sobre la mismísima basílica del Pilar de Zaragoza.  Las imágenes eran un objetivo militar para el Frente Popular.  Su odio a los católicos les llevó a este absurdo del que presumía el diario anarquista Solidaridad Obrera.

Solidaridad Obrera y el Pilar

Milagrosamente… o afortunadamente… una cayó sobre la plaza y las dos caídas en la misma basílica no explotaron y se exhiben en el interior de la basílica.

bombas pilar

 

 

 

 

 

 

 

Ahora, los herederos políticos de los salvajes que lo hicieron quieren que se oculten e incluso comienzan a falsear la historia.

Pues conservemos la memoria histórica de la verdad.

 

Convento de la Trinidad de Antequera ayer y hoy.  Bajo la Segunda República o en libertad.  En marzo de 1932 hubo una sublevación comunista y anarquista y entre montones de desmanes y abusos nos queda este recuerdo fotográfico de lo que es la “libertad” para los mantones que hoy llaman democracia a la II República. Más detalles en ABC 29/3/1932.

Al paso de los defensores de la República.
Al paso de los defensores de la República.

 

 

Luís Companys, el golpista, dictador y responsable de crímenes en Barcelona y resto de Cataluña.

Recibí este texto por internet sobre el golpista Luís Companys, y aunque se queda corto, es tan claro que lo reproduzco:

“LLUÍS COMPANYS: UN GENOCIDA COMO REFERENTE MORAL Y POLÍTICO DEL INDEPENDENTISMO CATALÁN.
Todos los españoles y muy especialmente los españoles catalanes, tenemos derecho a conocer la auténtica historia. No podemos permitir que se nos sigan ocultando ni tergiversando los hechos históricos.
Pretendo con esta publicación arrojar un poco de luz sobre el perfil humano y político del abyecto personaje que 77 años después de su desaparición, sigue siendo el referente moral e ideológico del independentismo catalán.
Y es que cuando hablamos de los salvajes talibanes de Oriente solemos olvidar que en España, no hace tanto tiempo, se perpetró una persecución religiosa como no se había conocido desde los tiempos de la Roma pagana o la invasión islamita del año 711.
Uno de esos asesinos en serie, no menos esforzado en sus labores criminales que el carnicero de Lyon o “El Califa”, fue el nacionalista catalán Luis Companys, una deyección de la Segunda República a la que que no hace tanto tiempo le han puesto monumento ,calle y hasta el nombre del estadio olímpico de Barcelona para mayor vergüenza de todos los ciudadanos de bien.
Según diversos estudios considerados de máxima solvencia, el aludido detritus nacionalista catalán creó 200 Comités de Milicias con el siguiente resultado:
Persecución neroniana contra la Iglesia: 2.441 asesinatos de religiosos (1.538 curas, 824 religiosos, 76 monjas), incluyendo 3 obispos catalanes. En agosto de 1936 las patrullas de Companys mataban 70 curas al día. Muchos eclesiásticos de las provincias fronterizas pudieron huir de la Cataluña de Companys. Por eso en Lérida fue exterminado el 65% del clero, en Tortosa el 62%, en Vic el 27%, en Barcelona el 22%, en Gerona el 20%, en Urgel el 205 y el Solsona el 13%. En fin, un 35% del clero de toda España fue asesinado en Cataluña. Por eso Companys le confesaba a Juan Simeón Vidarte hablando de los frailes: “De esos ejemplares aquí no quedan”.
Destrucción artística y cultural. Como escribió Juan Bassegoda Nonell, director de la Cátedra Gaudí: “Nunca en la dilatada historia de Cataluña se había producido un conjunto de daños contra el patrimonio artístico tan sistemáticamente organizado”. Salvo el rescate in extremis de Montserrat, la catedral de Barcelona y poco más, la Generalitat legitimó los expolios y destrucciones: joyas escultóricas, retablos barrocos, incunables, las pinturas de Sert en la catedral de Vich… Incluso el canónigo catalanista Martí Bonet habla de “el martirio de los templos”. En Barcelona ardieron 500 iglesias, incluida la Sagrada Familia: todas menos 10. Se profanó la tumbá de Gaudí, se quemaron 464 retablos de valor incalculable, se silenciaron las campanas.
Asesinatos por militancia política: Companys acabó con 1.199 carlistas, 281 lligaires, 117 de Acción Popular Catalana, 110 del Sindicato Libre, 108 falangistas, 213 de la CEDA, 70 de Renovación Española, 36 de la Unión Patriótica.
Asesinatos de periodistas: 54 víctimas. Coses de la llibertat de premsa sota la Generalitat nacionalista.Asesinatos de nobles: 31 víctimas.
Asesinados del Círculo Ecuestre: 52 víctimas.
Asesinatos de poetas y literatos: al menos 17 víctimas. El terror acabó apagando el genio cultural catalán de toda una generación. La lista de intelectuales emigrados superaría con creces a la de los que se quedaron….
Para finalizar, hoy podemos afirmar sin temor a equívocos que los treinta y cuatro meses últimos del gobierno de Lluís Companys (de julio de 1936 a febrero de 1939) fueron una auténtica deshonra para Cataluña. Fueron sin lugar a dudar los años más siniestros de la gloriosa historia de esa queridísima tierra española llamada Cataluña.
En 1939, Lluís Companys vencido en la guerra civil, se exilió, pero fue detenido en Francia, juzgado y fusilado en Barcelona el 17 de octubre de 1940. La historia nos indica que en julio de 1936 Companys había hecho fusilar 199 militares de los que se sublevaron en Barcelona, en el alzamiento de Franco y Mola.
Estos son los hechos…que cada cual saque sus conclusiones.”

Socios del Barcelona CF asesinados  durante el mandato de Compnays

 

 

 

Impunidad para los asesinatos cometidos por los republicanos.

http://www.elmundo.es/espana/2017/07/19/596f3aeee5fdea7d238b46a7.html

Ahora los separatistas catalanes, cómplices en la represión republicana contra católicos, españoles, derechistas, etcétera, quieren que los juicios hechos contra asesinos, violadores, secuestradores, terroristas, chantajistas, saqueadores, represores, torturadores, ladrones, etcétera dejen de ser delitos.

Al parecer violar a monjas, derechistas o católicas ya no es delito.

Al parecer asesinar a monjas, sacerdotes, monjes, derechistas, católicos, falangistas, carlistas, etc.  ya no es delito.

Los juicios del franquismo fueron en gran número contra violadores, asesinos, torturadores, etcétera.

crimenes rojos

Documentos correspondientes a Causa General del A.H.N.Subdirección General de los Archivos EstatalesMinisterio de Cultura.España
Documentos correspondientes a Causa General del A.H.N.Subdirección General de los Archivos EstatalesMinisterio de Cultura.España

ninosmuertosbombardeorojo romeo ribot 1936 la-vanguardia-1936-11-19 caspe Garcia Atadell-Agapito ferrragud

Nada nuevo bajo el sol
Nada nuevo bajo el sol

 

Cobardía de la Iglesia católica. Un ejemplo: Monasterio de Uclés

El MONASTERIO DE UCLÉS.  VERGONZOSO SILENCIO DE LA IGLESIA

Si uno visita el Monasterio de Uclés (Cuenca), que es propiedad de la Iglesia Católica, recibe una guía grabada en que comienza con una explicación de la historia del Monasterio que pasa por la Segunda República y Guerra Civil sin mencionar ningún hecho para, a continuación, mencionar que tras la guerra fue lugar de fusilamientos.

Curioso que la Iglesia oculte a sus mártires incluso si son beatos.  O no se dice nada o se dice todo.  El visitante se lleva la impresión oyendo la explicación de que en ese Monasterio pese a que no pasó nada durante la guerra, en la postguerra hubo represión.  Es un injusto trato a quienes dieron su vida por Cristo en el Monasterio de Uclés.

La comunidad agustina de Uclés fue expulsada del Monasterio por el alcalde republicano el día 24 de julio de 1936 por lo que los sacerdotes fueron a refugiarse en casa de amigos.  El monasterio fue saqueado por los milicianos del Frente Popular.

El día 27 de julio fue asesinado en Belinchón el ya beato Vicente Toledano Valenciano, natural de Saceda Trasierra (Cuenca) que era el párroco de Uclés.  Había sido detenido por la tarde junto con otros sacerdotes y otros vecinos, pero lo llevaron a las “emes” de Belinchón para su martirio.  ¿Con quienes fue asesinado?  El martirio lo sufrió junto con los sacerdotes y beatos José Gutiérrez Arranz, José Aurelio Calleja del Hierro, Enrique Bernardino Francisco Serra Chorro y Antolín Astorga Díez.

El día siguiente son asesinados los sacerdotes Lorenzo Arribas Palacio, Primitivo Sandín Miñambres, Pedro Alonso Fernández y Froilán Lanero Villadangos.  Vista la caza del católico cometida por las autoridades republicanas intentaron refugiarse en Madrid (no podía ir a sus domicilios de Burgos, Zamora y León, pues estaban en la zona nacional, en la que no se ejecutaba sacerdotes).  Marcharon en tren, pero fueron descubiertos y llevados presos a la checa de Atocha y finalmente martirizados a las tres de la tarde del 28 de julio de 1936 en la carretera de Madrid-Valencia, kilómetro 9, por el hecho de ser sacerdotes católicos.

Los sacerdotes y beatos Jacinto Martínez Ayuela y Nicolás de Mier Francisco (ambos palentinos). Tras la expulsión del convento de Uclés Nicolás de Mier fue acogido por familias amigas hasta que las autoridades le obligaron a abandonar el pueblo (cosa que hizo no sin antes arriesgarse a ir a la parroquia a consumir el Santísimo, pues el párroco había sido asesinado la noche anterior).  En tren se fue a Cuenca junto con el sacerdote Jacinto Martínez (estaba destinado en Brasil, pero enjulio estaba en España para el Capítulo provincial pasando por Uclés), siendo apresados y llevados a la cárcel hasta su asesinato el 21 de septiembre en las tapias del cementerio.

También es curioso que ninguna lápida en el monasterio nos recuerden a quienes con su vida y ejemplar martirio dieron testimonio de la Fe.

Cruel olvido de su propia Iglesia y obispado que debiera repararse.

crimenes rojos

 

 

El odio y burla no es nuevo… Podemos odiaba tanto como el Frente Popular

Aquí una foto en la que unos defensores de la democracia que representaba la Segunda República se burlan de los católicos (por la noche los asesinarían).

Lo de Rita Maestre no es nada nuevo bajo el sol. Que lo sepan…. estamos acostumbrados.  Si Nerón ni Carrillo  pudieron tampoco podrá Podemos o Rita Maestre… Ni sus socios como PSOE o UGT.

Nada nuevo bajo el sol
Nada nuevo bajo el sol