Francesc Maciá, visionario separatista

(Vilanova i la Geltrú,1859-Barcelona,1933)  Fue un coronel monárquico del ejército, que tenía desequilibrios mentales y dejó la carrear militar al tener una repentina visión separatista catalán, carrera militar que comenzó a los quince años ingresó en la Academia de Ingenieros de Guadalajara. Termina su formación tras cinco años y pasa destinado como teniente a Madrid en la sección de telegrafía. Fue destinado a Sevilla con el grado de capitán (1882) y después a Lérida, donde llegaría a teniente coronel..

Participó en el movimiento Solidaridad Catalana y en 1907 fue diputado por Borges Blanques y Barcelona, ambas de forma simultánea, por lo que renunció al acta de diputado por Barcelona.  En 1908 al considerar que un sistema democrático no era útil para su fin separatista abandonó el Parlamento.  Entonces pasó a la Lliga Regionalista, que en su inestabilidad abandonó pronto.  Durante la I Guerra Mundial visitó Francia e intentó que voluntarios catalanes luchasen con los franceses en su visión militarista de la nueva Cataluña  Por su extremismo y extraña personalidad se fue distanciando de los diferentes partidos políticos por lo que en 1922 fundó el partido separatista catalán Estat Català, con unas milicias armadas paramilitares llamadas escamots.

Exiliado durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera, lo que aprovechó para lograr financiación internacional para su partido separatista, llegando incluso a ir a la Unión Soviética para lograr financiación comunista para  la independencia de Cataluña.  En 1926 montó un cutre golpe de estado con una loca invasión de España con un grupo armado apoyado por anarquistas y mercenarios italianos, que derrocase al régimen legal español, en la frontera con Francia, pero fue detenido por la policía francesa en Prats de Molló y expulsado a Bélgica.

En 1931 se integró en Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) que presidió él.  Ante los resultados iniciales del 12 de abril de 1931 y sin esperar los resultados democráticos el día 14 de abril proclamó unilateralmente (es decir, en un golpe de estado) en el Palacio de la Diputación la separatista República Catalana, que tras negociaciones con el nuevo gobierno republicano limitó a la instauración de la Generalidad Catalana, siendo él su primer presidente.  En 1932 logró que quedase aprobado el  primer estatuto de autonomía catalán.

Murió el 25/12/1933 y aunque al morir, al parecer, pidió los sacramentos y su familia quiso hacer un funeral católico, la Generalitat Catalana impuso un entierro masónico, en el que dijeron que habían introducido su corazón en una urna.  En la guerra Tarradellas dijo que un funcionario se había llevado el corazón de Maciá al exilio, y que el cuerpo  de Macià había sido trasladado secretamente de tu tumba oficial al Panteón Collaso Gil. Tras la muerte de Franco la familia de Maciá exigio a  Tarradellas el corazón de Maciá  para una acto oficial  y se comprobó que Tarradellas había mentido y que el cuerpo de Maciá siempre había estado completo en España, siendo el corazón guardado por Tarradellas de un desconocido.