Genocidio republicano: Tres hermanos asesinados por …. nada y en varios meses de diferencia

No eran unos descontrolados sino un plan de genocidio organizado por el Frente Popular de la Segunda República.

28/8/1936 es asesinado José María Villalonga Villalba, de 47 años, casado con María Monforte Sancho, domiciliada en Gonzalo Julián números 13-3º y consejero de la Compañía de Tranvías. Se lo llevaron de casa varios milicianos y apareció muerto en la carretera de Rocafort el 26/8/36. Tenían 8 hijos llamados José María, Enrique, Antonio, María, Tomás, Juan, Francisco y Fernando Villalonga Monforte, todos ellos de entre 25 y 4 años.

6/11/1936 es asesinado Antonio Villalonga Villalba en la carretera de Albalat, empleado, cuando tenía 40 años. Era vecino de Valencia Camino del Grao, 22.

Pilar_villalonga_byMeldelen11/12/1936 es asesinada Pilar Villlonga Villalba, nacida el 22/1/1891 en Valencia. Actualmente ha sido beatificada en 2001 y una reliquia suya está en la parroquia de San Luis Obispo, bajo el altar mayor (la reliquia es un pequeño hueso de la falange de la mano de esta pobre mujer asesinada sólo por ser católica. Cuatro milicianos anarquistas de la FAI la detienen el 30 de agosto y la llevan a una checa situada en la C/San Vicente, frente a las escolapias, luego es llevada a la Cárcel Modelo de Valencia y finalmente llevaba a asesinar en Burjassot – Burjasot (Valencia) en las tapias del entonces patronato Álvarez de Burjassot, actualmente es el colegio mayor San Juan de Ribera. Cuando vio que la iban a llevar a asesinar es la primera vez que se la vio llorar diciendo “esta noche me matan”, pero enseguida comenzó a animar a Isabel Corell, que iba con ella a la muerte diciendo “No seas tonta, pronto estaremos con la Virgen. Esto es un momento y después el cielo”. Había estudiado en el Colegio Jesús y María de Valencia. Fue muy activa en su vida católica. En agosto ya advirtió a su hermana Ángeles que la revolución iba a dar muchas víctimas pidiendo que si había alguna entre sus hermanos fuera ella la primera, pero como hemos visto no fue así. Cuando los familiares fueron a llevarle comida a la cárcel los responsables de la Prisión de Valencia le dijeron que había sido “liberada”. Sus restos mortales ((salvo la citada reliquia) están en la capilla del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Estaban de Valencia junto a los de Ana Aranda y Sofía Ximénez.