Herminia Martínez Amigó y hermanos Fenollosa Alcayna

Herminia-Mart+¡nez-AmigoAsesinada el 27/9/1936 en Gilet (Valencia).  Había nacido en Puzol (Valencia) el 31/7/1887. En 1916 se casó con Vicente Martínez Ferrer (nacido en Masamagrell, Valencia) con quien no tuvo hijos.

Era miembro de la Unión de los Sagrados Corazones y de las Hijas de María y de Acción Católica y como pertenecía a una familia acomodada usaba sus bienes (incluso los vendió) para ayudar a los pobres y visitaba a los enfermos en los hospitales a quien les compraba las medicinas alimentos y gastos médicos.  También acogía en su propia casa a mujeres jóvenes embarazadas o madres solteras a quienes ayudaba también económicamente.

Los milicianos republicanos detuvieron a su esposo y a su hermano Eduardo Martínez Amigo y al defenderlos y los milicianos dijeron que mataban “a curas, frailes  beatos” por lo que ella dijo que “si por católicos los matáis, yo no reniego. Soy católica, apostólica y romana” por lo que los milicianos se la llevaron a fusilar. La asesinaron junto a su esposo en el cementerio de Gilet (Valencia) así como a Francisca Javier de Rafelbuñol.  Ante los asesinos animó a las otras víctimas y perdonó a los asesinos republicanos.

Sus restos fueron trasladados a la parroquia de los Santos Juanes de Puzol en 1958.

Ha sido beatificada por Juan Pablo II.

En el santoral católico, en el martirologio cristiano figura su onomástica el 27 de septiembre.

En Wikipedia:

http://enciclopedia.us.es/index.php?title=Herminia_Mart%C3%ADnez_Amig%C3%B3&redirect=no

 

MARÍA FENOLLOSA ALCAYNA Y JOSÉ FENOLLOSA ALCAYNA

francisca-de-Rafelbu+¦olNacida en Rafelbuñol en 1901, y conocida como Francisca Javier de Rafelbuñol, era la mayor de doce hermanos. A os 21 años se hizo capuchina en Masamagrell (Valencia). , cuyo noviciado hizo en Altura (Castellón), Meliana, Benaguacil y Masamagrell. Se la conocía como alegre y que le gustaba la música y tocaba el piano. Al iniciarse la guerra civil su madre la llevó a Masamagrell. A fines de agosto el comité local, al parecer para protegerlos, reunió a sacerdotes y religiosas en la bóveda de la iglesia parroquial donde los familiares les llevaban alimentos, pero por amenazas de anarquistas el comité los soltó y dejó sin protección, por lo que iba a refugiarse en la casa de otra mujer, pero la FAI hizo un bando por el que exigió que los religiosos fueran ante lo o detendrían a sus familias.   El 27/9/1936 la detuvieron junto a su hermano sacerdote José Fenollosa Alcayna.  Los llevaron al cementerio de Gilet donde los asesinaron junto a otros (aunque a ambos hermanos en dos expediciones distintas. Una miliciana de los asesinos reconoció que murió diciendo “que dios os perdone, como yo os perdono”. La enterraron en una fosa común en el cementerio de Gilet. Al abrirse la fosa tras la guerra se vio su cuerpo desnudo sobre otros asesinados.   Su madre cuidó de los hijos de los asesinos tras la guerra, por petición expresa de su hijo asesinado.  Sus restos están en la capilla del convento de Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia de Masamagrell.

Jose-FenollosaJosé Fenollosa Alcayna era el canónigo de la Colegiata de San Bartolomé, de Valencia.  Había nacido en Rafelbunyol (Valencia) en 1903 siendo ordenado presbítero en 1926. Su primer destino fue en Espadilla y luego a Gilet, de donde fue al asilo de San Eugenio en Valencia y catedrático del Seminario de Valencia.  El 22 de julio  de 1936 se refugió en Rafelbuñol al ser incendiada y destruida la colegiata de San Bartolomé (de la que hoy sólo queda una torre junto a la Generalitat Valenciana).  El 23/8/36 fue detenido  y llevado a Massamagrell.  El comité popular lo ocultó junto a otros en un hueco entre la bóveda de la iglesia y el tejado, donde no podían estar ni de pie, y un hermano suyo por las noches a escondida escalaba las paredes de la iglesia para llevarles alimentos. El comité le obligó a barrer y regar calles, sacar escombros de la iglesia para convertirla en mercado, mientras era insultado y blasfemaban. El 2/9/36 junto con otras 17 personas fue llevado a asesinar a Gilet (de esas personas dos eran sacerdotes, uno tío suyo adscrito a la iglesia de la Compañía de Valencia). Primero los encerraron en el sindicato Católico Agrícola de Rafelbuñol y luego al cementerio de Sagunto donde los asesinaron. Murió perdonando a los republicanos que le asesinaron y dando vivas a Cristo , rey del universo. Tras asesinarle le destrozaron el rostro. Fue enterrado en el cementerio de Sagunto hasta que en 1939 fue llevado al cementerio de Rafelbuñol, al panteón familiar.