Lluis Companys, golpista contra la Segunda República

Una jueza argenina muy aburrida al parecer (http://noticias.terra.es/mundo/latinoamerica/jueza-argentina-admite-querella-por-muerte-de-ex-presidente-de-cataluna-tras-guerra-civil-espanola,fa02be73d11e1410VgnCLD2000000dc6eb0aRCRD.html) pretende juzgar el fusilamiento de Companys (que desde luego no es un genocidio y según la nueva jurisprudencia de Estrasburgo no se puede juzgar con leyes posteiores), pero VEAMOS QUIÉN ERA EL GOLPISTA COMPANYS.

(Tarrós, Lérida, 1882- Barcelona,1940) . Fue miembro del grupo Solidaritat Catalana.  Colaboró en muchos periódicos de izquierda como La Forja (1910) y  La Barricada (1912),  La Publicidad de Barcelona o La Lucha.  Inicialmente iba de grupo político en grupo político en función de intereses varios.  Fue miembro de Unión Republicana, que abandonó por discrepancias con Lerroux. En 1917 fue elegido concejal del Ayuntamiento de Barcelona, y como abogado defendió a anarquistas. En 1920 fue encarcelado junto a otros 35 dirigentes en el castillo de La Mola (Mahón) y liberado al salir diputado por Sabadell. En 1921 era diputado y fundó la Unió de Rabassaires, que agrupaba al campesinado modesto catalán, y dirigió su órgano semanal, La Terra.

  En 1931 fue uno de los fundadores de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC). El 12 de abril de 1931 fue elegido concejal del Ayuntamiento de Barcelona el cual ocupó a la fuerza el 14 de abril para antidemocráticamente autoproclamarse alcalde de Barcelona, antes incluso que Maciá proclamara la República Catalana.

Companys fue nombrado gobernador civil de Barcelona y diputado a Cortes. Siendo separatista no tuvo reparo en aceptar el ministerio de Marina en 1933 con Azaña. Al morir Maciá fue nombrado presidente de la Generalidad catalana.

Fue un golpista en octubre de 1934, ya que se unió al golpe de estado contra la República junto a socialistas y comunistas, golpe de estado en que provocó varias muertes.  Por su golpe de estado fue condenado a prisión pero el Frente Popular de 1936 lo amnistió y repuso en su puesto hasta la derrota republica tras a que huyó a Francia el 23 de enero de 1939.

En 1936 no se impuso sobre las bandas de milicianos republicanos que asesinaban libremente sin que la autoridad reprimiese, protegiese a las víctimas ni actuase legalmente contra los asesinos, sino que los amparase. Tampoco evitó los crímenes contra los militantes del POUM y el secuestro, tortura y asesinato de Andreu Nin ni iniciase actuaciones policiales o judiciales para imponer la justicia.

Durante la ocupación alemana de Francia en 1940 fue detenido en La Baule (Bretaña) y extraditado a España por sus graves delitos, siendo fusilado en el castillo de Montjuic de Barcelona el 15 de octubre de 1940.