Orgullo de quemar las iglesias de Caspe

Las iglesias no eran quemadas de forma incontrolada sino con una organización genocida de acabar con los católicos.  Una prueba de este proyecto de genocidio es esta imagen publicada por la prensa republicana del incendio de los templos de Caspe.

“La lucha deja breves instantes a la humareda.  Antes de procederse a la purificación por el fuego de todos estos cachivaches y monigotes policromados….”.  Un lenguaje que se parece a los que emplean cargos políticos en la España actual como la Maestre (“ardereis como en el 36”.  Al final no era una broma ni un simple slogan.  Al parecer un régimen que quema las iglesias y sus objetos en la plaza y se burla de los objetos sagrados es democrático.

Caspe fuego

Caspe. Incendio de sus iglesias.