Prensa de la CNT presume de que un miliciano ha asesinado a un sacerdote. 1936.

El diario de la CNT en 1936 “Fragua Social” (en la imprenta que le robaron al derechista diario valenciano “Las Provincias”, que aún se edita), publica en su número del día 2-9-36 la siguiente noticia con este cruel titular:

“¡Ya no se escapa!

Madrid. El lunes por la noche las Milicias dieron el alto a un individuo que estaba en la terraza de un café de la calle de Alcalá.  Resultó ser el sacerdote Claudio Olabarri Iturrios, de 45 años.  Este entregó un documento, y cuando lo leían los milicianos emprendió la fuga.  (…)  El cura se refugió en una casa de la calle de Pardiñas, perseguido por el teniente de Milicias, Heliodoro Ramírez, que lo conminó para que se entregara, pero como hiciera ademán de sacar un arma, el teniente disparó, matándolo”.

Traducido para los partidarios del Frente Popular.  El miliciano Heliodoro Ramírez disparó cobardemente sobre un pobre sacerdote desarmado que estaba tranquilamente en una cafetería en cumplimiento “valeroso” de la represión religiosa impuesta por el Frente Popular (lease PSOE, PCE, CNT, UGT, ERC, …).

Este diario anarquista celebra este crimen sobre un hombre entregado a Cristo y desarmado: “¡Ya no se escapa!“.  Pero se equivocan, porque no se escapó, sino que el sacerdote continuó su camino recto al cielo, con su martirio.

El diario anarquista de la CNT celebra el asesinato de un sacerdote.
El diario anarquista de la CNT celebra el asesinato de un sacerdote.