Republicanos contra el baile. En defensa del pudor

En la estrategia de que una mentira repetida mil veces es una verdad y que difama que algo queda, se nos ha hecho creer en una imagen pacata de los nacionales y moderna y alegre de los republicanos.  Pero he aquí una evidencia documental de la demagogia de dicho planteamiento como un todo absoluto.  Vemos el triste juicio de los republicanos para con el bar (“vivero de la chulería”) y la taberna.  Y pobre baile, “antesala del prostíbulo, cerremosle”.

pacateria roja