Archivo de la etiqueta: Memoria histórica

¿Qué era la legalidad republicana para los defensores de la memoria histórica? Un ejemplo: Sueca (Valencia)

¿Qué era la democracia de la Segunda república?  Veamos un par de detalles en un pequeño pueblo valenciano, pero bien conocido. Sueca.

¿Derecho a la inviolabilidad del domicilio?  Bastaba tener una bandera actualmente constitucional, ropa religiosa o anillos, … para que fuera un “exitoso registro”.  Eso sí, omiten que al segundo registrado, además le meten varios tiros para asesinarlo.  Viva la república.MOSAICO_22-08-1936 Registro casa Jose Garcia Meseguer

registro guay

 

¿Derecho al trabajo? ¿Depuración? ¿Desafectos al régimen?  Bastaba sólo con que te consideraran como no republicano para ser depurado. Vamos, enviado al hambre. Pero ahora sólo lo citan como si fuera franquista.  Viva la memoria histórica.MOSAICO_19-09-1936 depurar ayuntamiento sueca MOSAICO_22-08-1936 Sueca depuracion ayuntamiento

 

¿Libertad de prensa? Para obligarte a suscribir. Si te das de baja del diario socialista o de sus anuncios de Sueca eres considerado “boicoteador de la causa del Pueblo”, vamos, fascista. Lo cual suele implicar muerte o cárcel.MOSAICO_05-09-1936

¡Ah, ¿y derechos del Convenio de Viena para prisioneros de guerra?  No.  Es usted sargento de la Guardia Civil prisionero de guerra. Pues nada, presumimos de que lo ejecutamos en seguida, eso sí, con “limpieza”.MOSAICO_05-09-1936 ejecutado

Un niño de 14 años asesinados por los defensores de la Segunda República. ¿Delito? Era católico y no lo ocultaba.

Ferrer Rodrigo-Antonio
Antonio Ferrer Rodrigo, asesinado por los republicanos a los 14 años por el comité rojo de Alfafar.

Había una extraordinaria familia en Alfafar formada por Eliseo Ferrer Ferrer y su esposa Milagros Rodrigo Lomos, que vivían en la calle Cánovas del Castillo, 6, de Alfafar.  Con ellos vivían sus hijos Antonio (el mayor y de 14 años9, Milagros, Eliseo y Josefa.

El padre, Don Antonio Ferrer, tenía una carpintería en Alfafar y un almacén de maderas en Benetússer.

Era una familia profundamente cristiana y Antonio[1] (el niño de 14 años) iba diariamente a misa, hacía constante oración ante el santísimo y en el rezo del rosario.  Además, era gran colaborador de la parroquia.  En ella fue monaguillo, pero además llevaba la cruz en los entierros y procesiones, llegando a escribir notas de actas de bautismo, defunción y matrimonio de la parroquia.

Junto a su intensa vivencia religiosa le gustaba hacer cenas y chocolatadas con los amigos en la carpintería de su padre o en una casa de la plaza.  Le encantaban los animales, especialmente su gato.  Le encantaba tanto el cine que en la carpintería de su padre tenía colgados carteles de películas (como la de King Kong).  Era coleccionista de filatelia.

Pero la segunda República destacó por su ataque a la libertad religiosa de los católicos, por lo que él, a pesar de ser un niño, se convirtió en un objetivo de odio de los republicanos del Frente Popular, llegándole a enviar escritos anónimos amenazándoles de que si no dejaba sus prácticas religiosas lo matarían.   Incluso en el cine estaba un día con Josefa Lacreu Puertes y hubo de esconderse debajo de la butaca porque unos milicianos habían entrado para buscarlo.

Cuando los días 9 y 20 de julio los milicianos republicanos del Frente Popular asaltan e incendian la iglesia y las imágenes él lo contempla junto con otros feligreses ardía de dolor en su corazón, pero cuando vio que sacaban el Sagrado Corazón, no pudo más su corazón y recriminó a los milicianos su acción, ante lo que ellos dijeron al niño: “Te acordarás de estas palabras.  Te vamos a matar”.

Asustados los padres por las amenazas de los del Frente Popular a su hijo, y el odio que le tenían por su intensa vida católica, decidieron alejarlo de Alfafar, por lo que el día 21 (el siguiente al incendio) lo enviaron a casa de su tía materna de Sollana.

Cuando llegó a Sollana se encontró con el mismo doloroso espectáculo de incendio y destrucción de todo lo católico a manos de los “defensores de la legalidad republicana”.  Allí contrajo el tifus y para evitar el riesgo de contagiar a sus primos, volvió secretamente a Alfafar (sólo lo sabían unas vecinas de confianza llamadas Inés Giner Ricart y Carmen Juan Pablo, La Póncia).  Poco a pocos se recuperó de su enfermedad y comenzó a salir a la calle.

El padre creyó ingenuamente lo que tanto repiten ahora los partidarios de la República del Frente Popular: que el problema era de incontrolados en una fase inicial pero que el gobierno republicano imponía el orden, por lo que quedaron más tranquilos.

Pero obviamente era falso.  No se trataba de una persecución de incontrolados, sino de la obra controlada de genocidio contra una religión, la católica.  Y ese niño era un enemigo para la Segunda República.

A las 11 de la mañana del día 2 de diciembre de 1936 un grupo de milicianos entró a la fuerza en la casa en que vivían de la calle Cánovas el Castillo, 6, Eliseo Ferrer Ferrer (45 años y natural de Alfafar) y Milagros Rodrigo Olmos, con sus hijos Milagros, Eliseo, Josefa y Antonio, este de sólo 14 años, Antonio Ferrer Rodrigo.  El grupo estaba compuesto por Francisco Sánchez Íñiguez, Juan Vidal Palau, Luis Gomar Guirola y Eleuterio Chuliá Ferrer.

Bajos las amenazas de sus fusiles y pistolas ordenaron al niño que fuera con ellos al ayuntamiento.  Su padre, lógicamente, lógicamente dijo que no iba a abandonar a su hijo y que “donde iba su hijo, voy yo”.  Le amenazaron advirtiéndole lo peligroso que era también para él, pero el padre se negó a abandonar a su hijo.  Era un corazón limpio frente seres sin corazón.

Se los llevaron al ayuntamiento.  Los dejaron un tiempo sentados en un banco de la plaza donde algunos vecinos los vieron sereno y que al pasar los despedía como consciente de que era una despedida final.  Finalmente los metieron en el ayuntamiento durante siete tortuosas horas (fue un caso especial pues el resto de vecinos detenidos y asesinados los llevaba a la Villa de San Bartolomé, que era la sede del comité del Frente Popular).

Al anochecer los subieron a un coche y los llevaron a la Torre Espioca, de Picassent.  Lugar al que los republicanos del Frente Popular llevaron a cientos de católicos, derechistas y falangistas a asesinar.

Antonio, el niño, durante el camino fue rezando el rosario y al parecer sus últimas palabras fueron para dar un viva a Cristo Rey del Universo, porque los criminales le cortaron la lengua.  ¿Razón para esta salvajada? Que los milicianos le pedían que dijera dónde tenía guardados ciertos objetos de culto de la Iglesia y también para que dejara de rezar a Dios.

A continuación, y delante de su pobre padre, le dieron un tiro en la sien.  A continuación, su padre fue asesinado por la doble razón de ser católico y de no dejar abandonado a su hijo.  Su madre y esposa declaró tras la guerra que allí los asesinaron mientras los sujetaban Manuel Chordá Donat y Francisco Sánchez Íñiguez, cortándoles los testículos con una navajita un tal Emilio Raga Gimeno

Al día siguiente se hallaron los cuerpos y los llevaron al cementerio de Picassent.  Allí enterraron al padre en una fosa común, pero al ver que el otro asesinado era un niño, caritativamente lo enterraron en un nicho vacío de un panteón particular.

Al terminar la guerra su madre encontró en el bolsillo de la chaqueta de su hijo una pequeña medallita de la Virgen de los Desamparados que le acompañó en su martirio.  Era la misma medalla que había llevado otro vecino de Alfafar mártir en 1934 a manos de miembros del Frente Popular, don Juan Puertes.  Actualmente esté incurso en causa de beatificación y es “siervo de Dios”.

[1] http://www.religionenlibertad.com/18h-del-2-de-diciembre-en-la-torre-de-espioca-picassent-19266.htm

Periodista que fue de la UGT y CNT con la República pedía la prohibición de la Iglesia y reconocía destrucción de templos

Ezequiel Enderiz era un periodista tudelano que fue miembro de la UGT de la que pasó al anarquismo de la CNT. Abordó muchos temas, especializándose en crítica taurina (ahora los suyos lo apalearían por eso).  Como buen miembro del Frente Popular formó parte de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética (sí, la Stalin, el mayor criminal de la historia).  Tan amante era de la libertad que en la revista Umbral (Valencia, 1937) escribía:

Pongamos a la Iglesia fuera de la ley como en México.  Aprovechemos este momento único que nos brinda la acción de las masas que ya han destruido los muros de los templos, para que estos no se vuelvan a levantar jamás.    Ezequiel Endériz”

Vamos, prohibición de la libertad religiosa, y todos los católicos a la ilegalidad.

Además, como vemos se complace en la destrucción de los templos católicos llevados a cabo por los partidarios del gobierno legal de la República.

Eso es lo que defiende la memoria histórica actual.  Destrucción de iglesias y prohibición de la Iglesia Católica.

Como dijo Rita Maestre: “arderéis como en el 36”.

Prohibir la Iglesia
Prohibir la Iglesia

¿Franquistas muertos antes del nacimiento del franquismo? No. Políticos con odio. García Vara un trabajador. Carmena, simplemente un ser con odio.

José García Vara fue un sindicalista primero de la socialista UGT y luego de la falangista CONS que murió asesinado por republicanos de izquierda años antes de que naciera el llamado franquismo y al que ahora ilegalmente se le aplica la Ley de Memoria Histórica aprobada por el PSOE y mantenida por el PP.  Pero el odio revanchista de Podemos, heredero político de los mismos ideales que llevaron a las checas y matanzas como la de Paracuellos del Jarama intenta hacer olvidar su memoria.  No podrán con el futuro, como el de esta web.

García Vara era de Lugo.  Animoso y valeroso.  Era un simple panadero que por mucho tiempo fue de la UGT hasta que desilusionado por su mensaje antipatriótico y su poca aportación a los obreros creó la Central Obrera Nacional Sindicalista (CONS).

Tenía tan buena fama en el Sindicato de la Industria del PAN de UGT que obtuvo puestos en el mismo y cuando se marchó le siguieron cientos de trabajadores.

Y no se lo perdonaron.

El 2 de abril de 1935 (años antes del franquismo), en la Cuesta de Santo Domingo de Madrid, salió del sindicato obrero de Falange junto con otros sindicalistas (alguno procedente de la CNT, como Camilo Olcina).  Al llegar a la plaza de Isabel II cuando iba solo unos terroristas socialistas le dispararon en la calle Arrieta.

En su entierro José Antonio (el único político al que no le hace falta apellido) dejó que “vil y cobarde, mal nacido, el que ahora, se retrase en la primera fila. Ese no es digno de llamarse camarada del muerto, en esta hermandad suprema de la Falange”.

Honor perpetuo a este hombre horado llamado José García Vara que por siempre pesará en la vergüenza de una sujeta a la que ser alcaldesa de Madrid sólo le supondrá deshonor en la historia.

¿Será franquista el Palacio de Oriente al que se asomaba Franco? ¿Lo derribarán?

garciavara1

Carmena, alcaldesa de Madrid, oculta el asesinato de unos críos seminaristas a manos del Frente Popular

La rencorosa alcaldesa de Madrid retira la placa conmemorativa del asesinato a manos de milicianos del Frente Popular de los jovencísimos religiosos carmelitas (tenían unos 19 años todos) del seminario de Onda (Castellón):

  • Daniel García Antón
  • Silvano Villanueva González
  • Adalberto Vicente Muñoz
  • Aurelio García Antón
  • Francisco Pérez Pérez
  • Ángel Sánchez Rodríguez
  • Ángel Reguilón Lobato
  • Bartolomé Andrés Vecillas

La placa conmemorativa estaba en el lugar en que tuvo lugar su martirio a manos de republicanos el 18 de agosto de 1936.

Los partidarios de la citada alcaldesa, Carmena, democráticamente ya habían asaltado su convento el día 27 de julio (que también sería quemado) Fueron expulsados del pueblo por los representantes de la Segunda República y marcharon a Villareal, donde continuaron siendo víctima s de vejaciones, malos tratos e insultos.  Un permanente acoso.

Como los ocho eran de Castilla-La Mancha intentaron ir a Madrid.  En Valencia las autoridades republicanas los detuvo y casi los asesina, pero finalmente los dejan marchar por su corta edad.

Llegaron a Madrid donde continuaron los malos tratos hasta que el 18 de agosto los subieron a un camión y los llevaron al cementerio de Carabanchel Bajo, donde los bajan del camión y asesinan a estos casi niños sin piedad.

Ángel Sánchez quedó herido y pidió ayuda, pero los milicianos lo remataron tiros.

Los enterraron en unas fosas hasta que en 1950 llevaron sus restos al Santuario del Henar, Cuéllar (Segovia).

La lápida conmemorativa fue colocada en 1961.

Son los nuevos tiempos.  Monumentos a los represores republicanos y ocultación de sus víctimas.

Deseamos que los partidarios de la memoria histórica vean sus infantiles rostros:

Carmena, alcaldesa de Madrid. Mira las víctimas Garcia_Anton_A Garcia_Anton_D Perez_Perez Reguilon_Lobato Sanchez_Rodriguez Vicente_Vicente Villanueva_Gonzalez

 

 

 

 

 

 

placa-carmelitas-carmena

 

 http://www.preguntasantoral.es/tag/beato-daniel-garcia-anton/

 

Aquí se ocultó la Virgen de los Desamparados de la saña de los milicianos republicanos

El nuevo alcalde de Valencia, amigo de “su” memoria histórica ha abierto unas pocas puertas a la visita del público en el edificio del ayuntamiento de Valencia.  En un pasillo los visitantes pueden ver una imagen de la Virgen de los Desamparados, sin ninguna explicación.  Para que antes de que estos destructores de la memoria histórica la quiten de ahí quede para la historia esta imagen.

virgendesamparadosayto

En ese lugar del pasillo estuvieron durante la guerra escondida ,tapiada para que pareciera un pasillo normal, los restos de la verdadera imagen de la Virgen que horas antes de ese día 21 de julio de 1936 había sido quemada, golpeada y disparada por los milicianos republicanos.  Así tuvo que estar para que aquellos a los que ahora se les llama gobierno democrático no la destruyeran.

Rostro de la imagen tras los disparos e incendio provocado por los republicanos en julio de 1936
Rostro de la imagen tras los disparos e incendio provocado por los republicanos en julio de 1936

Quede esta reseña para los antimemoria histórica que se llaman defensores de la memoria histórica.

 

 

 

Las bombas republicanas también mataban niños y madres

Con la traída revisión de la historia de la guerra,  se suele hacer propaganda contra los nacionales por las víctimas civiles de sus bombardeos, obviando, silenciando y ocultando que los bombardeos sobre civiles también los realizó, y realmente inició en África, el gobierno republicano del Frente Popular.  Ahí van para homenaje en esta memoria republicana unas imágenes de niños y familias víctimas de bombas republicanas caídas sobre población civil.  Concretamente corresponden a bombas republicanas lanzadas sobre Zaragoza y Salamanca.

Víctimas de las bombas que los republicanos lanzaban sobre población civil.

ninosmuertosbombardeorojo