Archivo de la etiqueta: República

En este lugar fue detenido Calvo Sotelo por policías del PSOE y asesinado a unos metros. 13 de julio de 1936

Agentes socialistas de la Guardia de Asalto, varios milicianos (dos eran guardaespaldas del socialista Prieto) y el capitán socialista Condés de la Guardia Civil (instructor de las milicias paramilitares del Partido Socialista y había sido readmitido en el Ejército tras su expulsión por participar en el golpe de estado socialista de octubre de 1934 y tras el atentado fue ocultado por la socialista Margarita Nelken, quien también ocultó al otro asesino llamado Luis Cuenca) salen del Cuartel de Pontejos en Madrid (junto a la puerta del Sol) en una camioneta oficial de la policía a asesinar a Gil Robles, pero al encontrarse fuera de Madrid, se dirigen de madrugada al domicilio del diputado de derechas José Calvo Sotelo, al que sacan de su domicilio ante la pasividad de la guardia de asalto que allí estaba para su protección (Calvo Sotelo había protestado días antes porque los escoltas no eran los adecuados y como se vio después tenía razón), y asesinan de un disparo en la cabeza en la misma furgoneta de la policía (hacia las 3’30 de la madrugada). Luego abandonan el cadáver en el cementerio del Este diciendo al vigilante que es un desconocido que han encontrado en una cuneta. Los culpables a pesar de ser confesos, nunca fueron castigados, sino que incluso fueron protegidos por Indalecio Prieto. La guerra civil está servida. Condés murió en Somosierra al comienzo de la guerra. También murió allí el miliciano socialista Luis Cuenca que fue el autor material del disparo en la nuca de Calvo Sotelo (Ian Gibson afirma que este miliciano, Luis Cuenca, fue también quien asesinó al falangista Matías Montero). Uno de los asesinos, Francisco Ordóñez, fue nombrado jefe del DEDIDE rojo (Departamento Especial De Información Del Estado) que pasó a depender del SIM. El día 25 de julio, ya en guerra, milicianos socialistas armados irrumpieron en los juzgados y robaron y destruyeron el histórico sumario judicial de instrucción del crimen. El republicano Zugazagoitia afirmó “Este atentado es la guerra”. El Partido Comunista ante el asesinato del derechista Calvo Sotelo pide la disolución de ….. los partidos de derechas y sus diarios y detención de sus dirigentes. Efectivamente se cerraron los centros alfonsinos y carlistas (los de Falange ya hemos visto que estaban cerrados hace meses) y la detención de muchos derechistas. Gil Robles vuelve a Biarritz (Francia) al saberse condenado a muerte por el Frente Popular.Fachada actual y antigua de la vivienda de José Calvo Sotelo, asesinado el 13 de julio de 1936 por policías del PSOE.  Lo asesinaron antes de la guerra, antes del franquismo, lo mataron socialistas, lo mataron sin razones, lo mataron en un coche de la policía republicana.  Pero para la Ley de Memoria Histórica no cuenta.

CalvoSoteloCasa CalvoSotelo1 (4)

El gobierno legal de la Segunda República encarceló a los golpistas separatistas de la Generalitat Catalana en 1934…. y no pasó nada.

El gobierno legal de la II República fue víctima en octubre de 1934 de un golpe de estado fallido llevado a cabo en casi toda España (por el PSOE y PCE en Asturias especialmente y por la mismísima Generalitat Catalana en Cataluña).

El gobierno republicano puso fin al levantamiento armado socialista y separatista (que causó muchísimas muertes y torturas por parte de los golpistas) y tras ello juzgó a los rebeldes armados y encarceló al mismísimo gobierno de la Generalitat Catalana.

¿Qué pasó?  NADA. Se les detuvo y a la cárcel como procede con los delincuentes.  Se aplicó la ley y no se hundió el mundo.

Lo que siguió fue la toma del poder por los mismos golpistas por otros cauces, pero eso es otra historia.

¿Qué pasaría en 2016 si ante un intento separatista se encarcela a los golpistas?  NADA. Se les aplica la ley y no se hundirá el mundo.

Fondo Fichero Fotográfico del Ministerio de Propaganda "Archivo Rojo" Archivo General de la Administración en colaboración con el Servicio de Reproducción de Documentos de la Subdirección de los Archivos Estatales. MINISTERIO DE CULTURA. ESPAÑA
Fondo Fichero Fotográfico del Ministerio de Propaganda “Archivo Rojo”
Archivo General de la Administración en colaboración con el
Servicio de Reproducción de Documentos de la Subdirección de
los Archivos Estatales. MINISTERIO DE CULTURA. ESPAÑA

 

Alginet y otros lugaren izan la bandera de la II República. Una República que mató y prohibió la religión también en Alginet.

La represión republicana contra la libertad religiosa se disparó en Alginet el día 21 de julio cuando en torno a las dos de la tarde un numeroso grupo de partidarios de la II República fueron a la plaza de la Iglesia y asaltaron la parroquia del pueblo, del siglo XVII.   Entraron en ella a la fuerza y sacaron todas las imágenes, objetos de culto y registro parroquial a la plaza y forman una gran pira inquisidora.

Tras ello el Comité Popular republicano convirtió la iglesia en un café de la CNT.  Entre lo destruido destaca el retablo de San Gregorio de incalculable valor y nada menos que de 1564, de tres metros de alto por dos de ancho.  Los milicianos del Frente Popular también quemaron las imágenes de la Virgen del Rosario y de la Purísima, atribuidas a Vergara.  También se perdió para siempre la imagen de San Antonio Abad, patrono de Alginet.  Ya pasado el tiempo el día 5 de noviembre los milicianos robaron cuatro de las cinco campanas de la torre, que desaparecieron para siempre.

Tras ello los demócratas milicianos y milicianas fueron a la ermita de San José que asaltaron e incendiaron sus imágenes (entre ellas el San José que se databa en el siglo XIII), perdiéndose también su campana.

No satisfechos con todo el salvajismo anticatólico y anticultural los milicianos asaltaron el hospital colegio del Sagrado Corazón, destruyendo sus imágenes.  En este templo de las religiosas de la doctrina cristiana nada se pudo salvar.

Pero también asesinaron a su párroco, don José Guerrero Rodríguez, que fue asesinado a los 71 años.  Estaba refugiado en casa de un amigo en Valencia viviendo con un amigo de Valencia.  Pero en septiembre de 1936 fue detenido por el “Crimen” de ser sacerdote y llevado preso a la cárcel de la Segunda República situada en las Torres de Quart.  Su casa había sufrido tres registros y robos por parte de milicianos, la primera el 16 de agosto.

¡Viva la República! también es lo que gritaban sus asesinos.  Lo mismo que en 2016 gritan sus descendientes políticos.

republica no

Presentación de un libro titulado “Represión republicana en Valencia. Julio de 1936”

Es la primera vez que lo hacemos, pero nos ha llegado una invitación de que en el hotel Astoria de Valencia el jueves 10 de diciembre a las 20’00 se presenta un libro que se titula “Represión republicana en Valencia. Julio de 1936”.

Sólo su título nos ha interesado, porque evidentemente muestra lo que fue Valencia sometida al gobierno republicano del Frente Popular.  Pues dicho queda.

Hotel Astoria de Valencia, 10 de diciembre de 2015 a las 20'00 jpras
Hotel Astoria de Valencia, 10 de diciembre de 2015 a las 20’00 jpras

¿Qué derechos, entre muchos, nos quitaría hoy la II República?

Interesantísimo resumen de lo que nos quitaría hoy de libertades la Segunda República:

http://www.outono.net/elentir/2015/04/14/7-derechos-y-libertades-que-disfrutas-hoy-pero-no-tendrias-en-la-segunda-republica/

 

republica no

 

La Segunda República amenaza con destruir la población civil de Teruel. ¿Deseaba un Guernica?

El diario El Mercantil Valenciano de 29/7/1936 publica una nota de la Juta Delegada del Gobierno en Valencia en cuyo texto dice, aunque parezca mentira:

La República amenaza con destruir la ciudad de Teruel
La República amenaza con destruir la ciudad de Teruel

A los sublevados de Teruel.  Están a punto de rendirse los últimos focos de rebeldía.  El Gobierno de la República es dueño de la situación. No queráis verter más sangre estérilmente. ¡Rendíos! Envidad emisarios con bandera blanca al encuentro de la columna leal que avanza por la carretera de Valencia y vuestras vidas serán respetada. Parlamentad con ella y nuestra benevolencia será con vosotros.  Si intentáis resistir seréis castigados inexorablemente y nos obligareis a bombardear intensamente la población hasta reducirla a escombros

Esta amenaza probablemente sea de las más antiguas de ataque a población civil de forma indiscriminada, antesala de bombardeos durante la guerra civil y en la Segunda Guerra Mundial sobre población civil inocente.  Al parecer para el gobierno republicano la población civil de Teruel no tenía derecho a vivir.

Fíjense que no habla de matar a los sublevados sino de bombardear Teruel intensamente para reducir a escombros LA POBLACIÓN.

Detenido por ser de derechas: libertad en la II República

Un documento interesante sobre la libertad con la Segunda República:

El señor Domingo Harguidey Muñoz es detenido por el gobierno republicano por el terrible delito de haber estado en una lista de Acción Popular y haber sidoapoderado de derechas en las últimas elecciones”.  Muy democrática la República, no hay duda….  El Comisario de Orden Público republicano lo detiene en enero de 1937 y lo entrega al Tribunal Supremo para los Tribunales Populares que deberán juzgar ese crimen, eso sí como el delito es “tan grave” lo ingresan en la prisión de Porlier (una de las que sufrió las sacas de Paracuellos del Jarama).  La culpa del tal Domingo, por haber creído que las elecciones de febrero del 36 eran libres, pardillo….

Ser de derechas: a la cárcel con la República

Memoria parcial de republicanos en Asturias

Leo en http://www.elcomercio.es/v/20130922/oriente/heridas-pasado-siguen-abiertas-20130922.html que la Federación Asturiana Memoria y República (Famyr) le duele el recuerdo del otro bando pero se olvida de criticar las calles y monolitos en recuerdo de las Brigadas Internacionales. Esa desmemoria parcial es lo preocupante para los republicanos que no son ni de izquierdas ni de derechas.

Eran unidades comunistas (controladas por el criminal genocida Stalin) en las que por supuesto habrían bienintencionados (como en la Legión Cóndor)  hasta el punto de que cientos de brigadistas fueron ejecutados por sus propios mandos (especialmente el célebre criminal de las brigadas internacionas André Marty, conocido como el carnicero de Albacete, incluso por los republicanos).

En la batalla de Brunete los norteamericanos, ingleses y polacos de la XIII Brigada Internacional protestaron y fueron obligados a punta de pistola a regresar al frente. A los polacos les obligó el jefe de la brigada, Vincenzo Bianco (alias, Krieger), que los golpeó a mansalva y pegó un tiro en la cabeza un soldado que le contestó (Beevor, pág. 423). Kléber hizo un informe a Moscú en el que decía entre otras cosas: “Hay muchas cosas que van mal: la actitud de los españoles hacia los brigadistas y la actitud de los brigadistas hacia los españoles” (pág. 424/425 de Antony Beevor). posteriormente afirmaba en un informe que “la inmensa mayoría….. en la España republicana consideran a las Brigadas Internacionales como a un cuerpo extranjero, una pandilla de intrusos” (Beevor, pág. 425). Establecieron su propio campo de concentración, llamado “campo Lukács”, en el que en tres meses, desde el 1 de agosto de 1937, se envió a no menos de 4000 hombres” (Beevor, 425). En el campo de torturas del Júcar (a unos 40 kilómetros de Albacete) se llevaron numerosos brigadistas decepcionados a los que se les negó el derecho a regresar a sus países. Otros brigadistas fueron detenidos en Valencia, Murcia, Barcelona o Albacete (Beevor, 460). Beevor (pág. 468) cuenta cómo según el dirigente brigadista y comunista Walter les preocupaba el antisemitismo de los brigadistas franceses, su arrogancia ante los españoles, el chovinismo alemán y que los españoles que combatían en las brigadas internacionales no recibían un buen tratamiento médico y que los brigadistas no compartían con sus camaradas españoles ni los cigarrillos ni las raciones.

Qué pena ese doble rasero en la memoria hisórica republicana.  Cuándo comprenderán que la república debe ser de todos, no suya.  O la república española es independiente de la II República o sería no aprender de los errores del pasado.